Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img

La nueva “cavidad” de la Gran Pirámide

/
/
/
29 Vistas

Los descubrimientos de la Gran Pirámide no dejan de sorprendernos. Hace pocos meses saltaba la noticia de un nuevo pasillo por encima de la entrada original de la Gran Pirámide. Esta semana se anuncia a bombo y platillo que existe, ni más ni menos, una cavidad tan grande como la Gran Galería.

Por encima de la gran galería existe una cavidad con una forma parecida a esta de, como mínimo, 30 metros.

Pero… remontémonos un poco al pasado para saber los antecedentes de este descubrimiento. En 1986, un equipo francés investigó la gran pirámide usando microgravimetría, que es la medida de las leves variaciones de gravedad debido a las grandes variaciones en la cantidad de materia. Basado en estos datos se taladraron 3 agujeros en el corredor que va a la Cámara de la Reina con la esperanza de encontrar una cámara oculta, pero el equipo sólo encontró arena. Es decir, esa cavidad estaba rellena de arena intencionadamente, con lo que se puede sugerir que el constructor de la Gran Pirámide usó en ciertas zonas arena en vez de piedra.

En 1988 una investigación con radares volvió al mismo sitio y sugirió la idea de que existiera un corredor desconocido paralelo al que va hacia la cámara de la reina. Esta teoria a día de hoy no ha sido ni condfirmada ni refutada.

La técnica de los muones.

El científico de origen español, Luis W. Alvarez, premio nobel de física, utilizó la técnica de la detección de los muones en la pirámide de Kefren, lo sorprendente es que lo hizo en ¡1967! ¡50 años antes que el proyecto Scan Pyramid! Su experimento tuvo que ser interrumpido debido a la guerra de los 6 días, cuando llevaba escaneado solo el 20 % de la pirámide y por el momento no había obtenido ningún resultado. ¿Qué hubiera pasado de haber continuado? Aún no lo sabemos.

p05lv7rt.jpg

Siguiendo la estela de Álvarez, el equipo japonés de Nagoya instaló, en 2015, paneles detectores de muones en la cámara de la reina, los cuales se iban trasladando según necesidades para poder obtener las medidas oportunas. Gracias a los muones, por ejemplo, sabemos que no existe ninguna cámara encima de la cámara de Belzoni con el volumen de la cámara del Rey, como se llego a sugerir en varias ocasiones. Sin embargo, los resultados mostraron que existe una nueva cavidad con una longitud estimada de más de 30 metros, situada por encima de la Gran Galería y se encuentra entre 40 y 50 metros de longitud desde la posición de los detectores, a 21 metros por encima del nivel del suelo.

Otro proyecto que confirmó estos datos fue el realizado con telescopios detectores de gases, el cual reveló un exceso de muones en el núcleo de la Gran Pirámide que coresponde con la cavidad desconocida.

Las limitaciones de la técnica.

Los muones tienen una limitación y es que no son 100% precisos. Por ejemplo, con los muones no se pueden detectar cavidades pequeñas como los corredores llamados canales de ventilación. Por lo que la gran cavidad podría estar construida de una o varias estructuras adyacentes y podría estar inclinada o horizontal. Estos datos serán objeto de estudio en futuras investigaciones, mientras tanto seguiremos analizando los datos que vayan proporcionando.

Fuente: https://www.nature.com/nature/journal/vaap/ncurrent/full/nature24647.html

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!