Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
    img

    La legión perdida

    /
    /
    /
    149 Vistas

    Corría el año 53 a.C. Roma era casi invencible. 42000 soldados comandados por Publio, el hijo de Craso, avanzaban inexorablemente para destruir a los partos (una confederación de pueblos seminómadas que ocupaban desde la antigüedad las estepas al este del mar Caspio). Pero fueron enfrentados por un poderoso ejército cuya principal amenaza provenía de sus jinetes arqueros. Estos habían perfeccionado una maniobra que consistía en girarse y disparar al enemigo mientras se retiraban; además tenían caballería pesada con lanceros que estaban atados a sus caballos para que, en caso de embestida, el animal absorbiera el golpe. Pocos o nadie podía presagiar que el ejercito romano fuera vencido. Los más de 10000 desaparecidos pasaron a la posteridad como la legión perdida. Y no, no estamos diciendo que murieran en el campo de batalla, simplemente desaparecieron.

    Craso error

    Desde entonces se usa esta expresión puesto que Craso era el cerebro de toda esta guerra, además era notoriamente prepotente y rechazó ayuda y consejos de otros líderes como el rey de Armenia. Posteriormente, en el año 20 a.C. se firmó la paz y una de las clausulas del tratado exigía la puesta en libertad de los prisioneros. Pero ya se había perdido el rastro de estos legionarios para siempre. Algunos autores clásicos han dejado por escrito que los partos los utilizaron como soldados en la actual Afganistan, pero no hay registros que avalen que murieran los 10.000. Además, se supone que los legionarios habrían preferido volver sanos y salvos, para poder retirarse y obtener la pensión y el salario prometido. Una vez más, el misterio está servido.

    legión perdida
    Ejército romano en formación

    La legión perdida en China

    Ban Gu fue un historiador chino a las órdenes del general Gan Yanshou. Participó en la toma de la ciudad de Zhizhi. Ban Gu nos cuenta en sus crónicas:

    Nos encontramos con un extraño ejército formado por soldados veteranos, muy disciplinados que estaban protegidos por una fortaleza de madera cuadricular. Utilizaban empalizadas rectangulares y cuando entraban en combate lo hacían perfectamente organizados, alineados y desplegados en una formación como de escamas de pescado, en la puerta de la ciudad.

    La ciudad de la legión perdida

    Otro de los motivos para avalar la hipótesis china, es la existencia de una ciudad con el nombre de Li-Jien o Liquan (que significa legión) y que en época de Confucio paso a llamarse Jie-lu (cautivos), siendo la actual Zhelaizhai.

    Pero aún así los historiadores no se ponen de acuerdo. Consideran que no son motivos suficientes. La ciudad de Zhelaizhai pertenecía a la ruta de la seda, por lo que perfectamente pudo ser habitada por extranjeros y entre ellos, por qué no, romanos. De ahí que se explique, según la Universidad de Lanzhou, el por qué de la existencia de un genotipo que tiene el 48% de la población (entre los que hay ciudadanos con ojos azules y verdes, pelos rizados, color castaño y pelirrojo, y gente con narices aguileñas). Además se han encontrado esqueletos con una altura promedio superior a los 180 centímetros, lo cual es una media muy superior a la esperada en la zona.

    A modo de conclusión

    Esta historia ha dado pie a multitud de películas y libros; y no es para menos. Como decíamos la historia ortodoxa no encuentra ninguna explicación a la desaparición de la legión perdida, pero a faltas de pruebas me parece bastante probable la que ha terminado llamándose “la hipótesis Li Jien” por el nombre de la ciudad china donde, probablemente, se produjo un asedio protegido por soldados romanos.

     

     

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies