Biblioteca de Piedras: Las Piedras de Ica del Profesor Cabrera - Parte I

En 1961, el río Ica se desbordó e inundó partes del desierto de Ocucaje. ¿Fue un terremoto el responsable de las inundaciones? Cuando el agua retrocedió, los agricultores locales inspeccionaron los daños. Sus escasos campos quedaron completamente devastados. Donde habían podido cultivar, la fina capa de suelo fértil había sido completamente arrasada. Mientras los agricultores nativos cruzaban el país, hicieron un descubrimiento asombroso: las fuerzas de la naturaleza habían desenterrado rocas de varios tamaños, que habían estado en el suelo seco durante mucho tiempo. El río probablemente había pulido las piedras durante eones.

El Río Ica durante un período seco, 1999. (Dominio público)

El Río Ica durante un período seco, 1999. ( Dominó público )

Las piedras talladas eran de andesita gris, lisa y redondeada, que es una roca muy dura. Esta propiedad convierte a la andesita en el material de elección para la pavimentación de plazas. Por su excepcional capacidad para resistir la intemperie y su particular dureza, es ideal para la construcción de carreteras.

Y sin embargo, las piedras de Ica con sus particulares grabados estaban en andesita. Debido a su dureza, en realidad no serían la primera opción de un artista para crear miles y miles de obras de arte esculpidas. Los granjeros empobrecidos estaban encantados con sus hallazgos y vendían las obras de arte a los turistas. Los lugareños emprendedores popularizaron las tallas como "arte inca".

Piedras de Ica (© Walter Langbein)

Piedras de Ica (© Walter Langbein)

Índice
  1. saquear a los muertos
  2. ¿Esculturas prehistóricas?
  3. la biblioteca de piedra
  4. Ataques críticos

saquear a los muertos

Los comerciantes de piedra activos ciertamente eran conscientes de una cosa: si las piedras grabadas eran hallazgos arqueológicos genuinos, eran doblemente culpables de violar la ley aplicable. El saqueo de sitios arqueológicos y la venta de descubrimientos prehistóricos estaban estrictamente prohibidos, si uno no era arqueólogo. Ciertamente no se les permitió enviar tales artefactos fuera del país. El patrimonio prehistórico del Perú pertenece al Perú y no debe ser vendido al exterior.

Y así, los habitantes del lugar salieron de noche, en busca de piedras grabadas. Ya no estaban contentos con simplemente recogerlos del suelo. Habían comenzado a cavar sistemáticamente. No eran nuevos. Durante siglos, la agricultura había producido menos que magros ingresos y el robo de tumbas era mucho más lucrativo. Los verdaderos ejércitos -me dijo el profesor Javier Cabrera Darquea- seguían su camino, especialmente en las noches claras y estrelladas.

Siempre habría un hallazgo: textiles, entre otras cosas, de la época preincaica, que el árido suelo del desierto había conservado sorprendentemente bien. Los ladrones de tumbas buscaron, encontraron y saquearon sistemáticamente tumbas que también datan de tiempos preincaicos. Llevaban amuletos mientras trabajaban, para protegerse de la ira de los espíritus de los muertos. Durante sus actividades nocturnas, los saqueadores tenían menos miedo de la policía, pero más de los muertos, ya que fueron despojados de su ajuar funerario.

¿Esculturas prehistóricas?

En 1966 el profesor Cabrera recibió una piedra tallada como regalo de cumpleaños. El mismo año, Santiago Agurto Calvo, arquitecto, realizó excavaciones arqueológicas en Ica. En repetidas ocasiones desenterró piedras grabadas. Calvo se convenció de que las tallas provenían de artistas de la época preincaica. Trató sin éxito de despertar el interés de la corriente principal de la arqueología en los hallazgos misteriosos.

Profesor. Cabrera explicando su colección. (© Walter-Jörg Langbein)

Profesor. Cabrera explicando su colección. (© Walter-Jörg Langbein)

El profesor Cabrera recibía continuamente piedras grabadas, especialmente de personas que le estaban agradecidas por ayudarlos sin pedir pago por sus servicios. Pronto, el famoso hijo de la ciudad de Ica desarrolla una verdadera pasión por el coleccionismo. Con los años, los cientos de diseños grabados crecieron a miles. El profesor Javier Cabrera Darquea, que ha impartido conferencias en la Universidad Nacional de San Luis Gonzaga pronto se dio cuenta de que, además de los diseños geométricos simples, las imágenes representaban plantas y animales prehistóricos. Había saurios claramente identificables que habían sido tallados en las superficies de piedra.

Algunas piedras presentan criaturas parecidas a saurios. (©Walter Langbein)

Algunas piedras presentan criaturas parecidas a saurios. (©Walter Langbein)

¿Cómo se suponía que los pueblos preincaicos sabían cómo eran los dinosaurios? Y aún más fantástico es este pensamiento: los artistas que han creado un número incalculable de imágenes han representado a los seres humanos y los dinosaurios como contemporáneos. ¡Otros cálculos involucraron procedimientos médicos complicados, incluso trasplantes de corazón y cesáreas! [Read: Professor Cabrera’s Cabinet of Horrors: Secret Chambers and Shocking Artifacts with Controversial Origins]

la biblioteca de piedra

He visitado el Museo de Ica varias veces. El profesor Cabrera siempre ha sido de gran ayuda. Me di cuenta de que la actitud desdeñosa de la ciencia ortodoxa le molestaba y le dolía. Con frecuencia expresó su indignación por la negativa de los principales científicos a reconocer la Biblioteca de Piedra como auténtica. "¡Podemos leer las piedras grabadas como un libro!" reiteró enfáticamente el argumentativo director del museo.

Una colección de piedras de Ica rodeando un retrato de Javier Cabrera. (CC BY-SA 3.0)

Una colección de piedras de Ica rodeando un retrato de Javier Cabrera. ( CC BY-SA 3.0 )

La mayoría de los científicos tienen una opinión completamente diferente: ¿seres humanos y dinosaurios como contemporáneos? ¿Una civilización altamente desarrollada que había dominado la medicina avanzada con procedimientos quirúrgicos complicados? ¿Seres humanos que no solo fueron médicos excepcionales, sino que también se dedicaron a la ciencia hace miles de años? En una gran cantidad de piedras del museo se podía ver a seres humanos mirando al cielo a través de telescopios.

Hombre mirando a través de un telescopio monocular. (©Walter Langbein)

Hombre mirando a través de un telescopio monocular. (©Walter Langbein)

La respuesta era obvia para la ciencia ortodoxa: no podría haber existido una civilización tan desarrollada hace tantos miles de años... porque reconocer los descubrimientos como genuinos habría hecho absurdo todo el concepto actual de la historia humana. Los grabados solo pueden ser falsos... ¡porque absolutamente tienen que ser falsos! En 1998, para regocijo de grandes científicos, el español Vincente Paris entregó la prueba: las piedras son falsas. Para ser precisos: Vincente Paris examinó varias piedras grabadas y llegó a la conclusión de que las imágenes fueron creadas en el pasado reciente, y no en la turbia prehistoria. Sus fotogramas de microfotografía muestran (como señala Luc Bürgin en su excelente libro Lexikon der Verbotenen Arqueología— Mysteriöse Relikte von A bis Z ) "en muchas piedras de Ica rastros de pintura moderna y agentes de pulido".

¿Cómo juzgamos los descubrimientos de Vincente Paris? ¿Todas las piedras grabadas de los museos de Cabrera son falsas? Esta es, y ha sido durante décadas, precisamente la afirmación de los llamados escépticos, autoproclamados defensores de la ciencia ortodoxa.

Ataques críticos

En 1977, Erich von Däniken publicó su voluminoso trabajo Beweise—Lokaltermin en fünf Kontinenten (Según la evidencia ). En este volumen, Von Däniken también escribe sobre las piedras grabadas de Ica: “La familia Cabrera tiene una casa grande en la Plaza de Armas, y es necesaria porque los Cabrera son muy fértiles. No obstante, tres grandes salas están dispuestas de suelo a techo con estanterías sobre las que reposan una ingente cantidad de piedras. Los tamaños van desde el de un balón de fútbol hasta un balón. Cada piedra está grabada con diferentes patrones. […] Descubrimos indios montando pájaros. Otros son inmortalizados con extrañas herramientas en sus manos. Sobre una piedra, un indio usa una lupa para ver mejor. Una de las piedras es un globo de bolsillo: los contornos de extraños países, continentes y océanos están meticulosamente grabados. […] El profesor Cabrera, él mismo un cirujano calificado, señala deliberadamente una serie de piedras que describen el proceso de un trasplante de corazón. Se extrae quirúrgicamente de su pecho el corazón de un paciente que yace sobre una especie de mesa de operaciones; los tubos le suministran infusiones. Se inserta un corazón fresco. Dos cirujanos reparan las arterias. La abertura del pecho se está cerrando.

Piedra de Ica mostrando un procedimiento médico. (©Walter Langbein)

Piedra de Ica mostrando un procedimiento médico. (©Walter Langbein)

En 1977, los "críticos" atacaron violentamente a Erich von Däniken. Los "periodistas" documentaron lo que supuestamente ocultó Von Däniken. Durante el documental de la televisión británica Caminos a los dioses , proyectado el mismo año, dijo que los "maestros de búsqueda" presentaron al peruano Basilio Uschuya, a quien supuestamente rastrearon y encontraron, como el falsificador de las piedras. Uschuya, dijeron, y no sin una buena dosis de maldad, grabó las piedras con un taladro dental y luego las envejeció artificialmente, cocinándolas en estiércol de vaca. ¿Esto “desenmascaró” a Erich von Däniken?

En 1996, la BBC volvió a abordar las "falsificaciones". En 1997, 'Cable 1' despuntó con un documental escéptico. Nuevamente Basilio Uschuya fue presentado como el forjador de las piedras de Ica.

¿Ha cerrado esto el “caso de las piedras de Ica”? ¿Realmente podría estar cerrado, ya que los periodistas críticos habían rastreado al falsificador de todas las piedras de Ica? Bueno… la pregunta no es tan simple. No fue nada difícil "descubrir" al falsificador Basilio Uschuya. No se necesitaba ningún Sherlock Holmes para esto. Los "maestros de la investigación" diligentemente omitieron mencionar en sus revelaciones que fue Erich von Däniken quien presentó a Basilio Uschuya en su libro Según la evidencia . Para encontrar al "falsificador" peruano, los periodistas solo tuvieron que leer el libro de Von Däniken.

Queda el hecho: Erich von Däniken dio a conocer al público las piedras grabadas de Ica. Y escribió abiertamente sobre el "falsificador". Sin embargo, Von Däniken tiene fuertes reservas de que Uschuya podría haber falsificado miles de grabados. En efecto, es imposible que Basilio Uschuya embelleciera la enorme cantidad de piedras con innumerables grabados.

Piedra Ica con estrellas y planetas. (©Walter Langbein)

Piedra Ica con estrellas y planetas. (©Walter Langbein)

Pero, ¿por qué Basilio Uschuya afirma haber hecho “todas las piedras grabadas”? ¿De verdad dijo eso? Otro dato es que Basilio Uschuya vendía “piedras de Ica grabadas” a turistas extranjeros. La policía peruana lo acusó de vender ilegalmente hallazgos arqueológicos. De ser declarado culpable de infringir la ley, que se supone protege el patrimonio arqueológico de Perú, Basilio Uschuya habría sido severamente castigado. Por eso, dijo que junto con su esposa forjaron las piedras. La venta de artefactos arqueológicos "no auténticos" no está prohibida. Basilio Uschuya no fue procesado ni sancionado.

Basilio Uschuya: “Aunque le dije a la policía que yo hice las piedras de Cabrera, lo hice solo para mi protección; de lo contrario, me habrían arrestado por saquear sitios arqueológicos.

[Read Library in Stone: The Ica Stones of Professor Cabrera – Part II]

Walter J. Langbein es autor de unos sesenta libros de no ficción sobre los misterios del mundo, muchos de los cuales se han convertido en bestsellers en Europa.

--

Imagen de portada: las famosas piedras de Ica de la colección del profesor Cabrera. (©Walter Langbein)

Por walter j. Langbein

Traducción de Marlies Bugmann

Actualizado el 15 de febrero de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad