Blood Quran: antiguo texto sagrado escrito con la sangre de Saddam Hussein

El Corán es el texto sagrado islámico escrito hace unos 1400 años, originalmente memorizado y recitado oralmente, y se cree que contiene las palabras del arcángel Gabriel reveladas al profeta Mahoma. Es el libro más sagrado de la fe islámica, sin embargo, una copia en particular permaneció encerrada en una bóveda secreta, para nunca más ser vista por el público: el Corán sangriento.

El Corán de sangre fue escrito completamente con la sangre del ex presidente de Irak, Saddam Hussein, quien encargó el libro en 1997 para conmemorar su 60 cumpleaños. Extrañamente, el ex presidente supuestamente donó de 24 a 27 litros (50 a 57 pintas) de su sangre para usarla como tinta para escribir los 6.000 versos y las 336.000 palabras del Corán.

Saddam recibe una copia del Corán en 2000, en Bagdad. (Correo diario)

Saddam recibe una copia del Corán en 2000, en Bagdad. ( Correo diario )

Saddam Hussein explicó en 2000 que encargó el libro para dar gracias a Dios por haberlo ayudado a superar muchas conspiraciones y peligros: " Mi vida ha estado llena de peligros en los que debí haber perdido mucha sangre... pero como sangraba poco, le pedí a alguien que escribiera las palabras de Dios con mi sangre en señal de agradecimiento, " dijo.

Desde el principio, el Corán de Sangre desató una tormenta de controversia, tanto religiosa como política. Según la Sharia islámica, la sangre humana se considera ritualmente impura. Por lo tanto, está absolutamente prohibido escribir la santa palabra de Dios con sangre impura. Sin embargo, también está prohibido desfigurar o destruir el sagrado texto sagrado. Entonces, ¿qué iban a hacer los funcionarios con eso?

Después de que la macabra obra fuera entregada a Saddam en una ceremonia en septiembre de 2000, fue colocada en la mezquita Umm al-Ma'arik (Madre de todas las batallas) en Bagdad. Sus páginas manchadas de sangre se exhibieron en un edificio de mármol hexagonal en un lago artificial dentro del complejo de la mezquita y solo los visitantes invitados podían verlo.

El Corán sangriento de Saddam fue denunciado en 2000 por las autoridades religiosas de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, y después de que cayó del poder en 2003, el Corán fue retirado de la exhibición pública. Los guardias de la mezquita han puesto el Corán ensangrentado en un lugar seguro hasta que los clérigos y los políticos puedan decidir qué hacer con la problemática reliquia.

Imagen de Portada: Pluma de tinta Sanguine. La fuente: VJP /Adobe Stock

Por Joanna Gillan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad