Cristales y piedras preciosas antiguas en la cultura y el mito: Malaquita mágica

Los cristales y las piedras preciosas han sido parte de culturas antiguas durante milenios. Fueron y se siguen utilizando como decoración y para preservar la memoria de los fallecidos. La malaquita es una de esas piedras que fue atesorada en las civilizaciones desde Egipto hasta China porque se podía tallar en hermosos adornos, usar para pintar pigmentos, moler en polvo con fines medicinales y traer suerte y calma.

Índice
  1. ¿Qué es la malaquita?
  2. ¿Cómo se forma la malaquita?
  3. ¿Dónde se extrae la malaquita?
  4. El origen de la malaquita
  5. El pigmento, usos medicinales y espirituales de la malaquita
  6. La malaquita es perfecta para hacer objetos y joyas.
  7. ¿Es la malaquita tóxica?
  8. Las propiedades sagradas de la malaquita

¿Qué es la malaquita?

La malaquita es un hermoso mineral verde que se encuentra en todo el mundo y se utiliza en joyería y otros objetos decorativos. Esta piedra preciosa está compuesta de hidróxido de carbonato y cobre, por lo que es uno de los muchos minerales llamados "carbonatos" con una composición química de Cu2CO3 (OH) 2. Es relativamente blando con una dureza de Mohs entre 3,5 y 4,0 y muy sensible al calor. La piedra generalmente se forma en las grietas dentro de la roca caliza, lo que lleva a sus dos variaciones de color más comunes: "bandas" y "lisas". La malaquita es translúcida y opaca, y generalmente de un verde bosque profundo.

La piedra puede variar en forma de transparente a opaca, con colores que van desde verdes claros, que se consideran raros, hasta tonos de verde más oscuros, que se pueden encontrar comúnmente en todo el mundo. Malaquita a menudo se pule en cabujones para usar en collares o anillos. El color más popular es el verde esmeralda, pero también puedes encontrar este mineral en tonos de azul y amarillo. El patrón de bandas de la malaquita facilita la distinción de otros tipos y colores similares de minerales como la azurita y la crisocola, que se ven muy similares.

Malaquita de la República Democrática del Congo. (JJ Harrison / CC BY-SA 3.0)

Malaquita de la República Democrática del Congo. (JJ Harrison / CC BY-SA 3.0 )

¿Cómo se forma la malaquita?

La malaquita se forma cuando la roca ígnea y las vetas hidrotermales se alteran en espacios abiertos. La malaquita generalmente se forma como un mineral secundario en las zonas de oxidación de los depósitos de cobre. A menudo se encuentra recubriendo limonita, azurita u otros minerales de cobre. También se ha formado en áreas donde están presentes minerales de sulfuro de zinc y plomo, pero no es común en estos ambientes.

A medida que la piedra mineral se expone al calor, la presión y el agua con el tiempo, forma sus patrones únicos. . La coloración se debe a pequeñas cantidades de diferentes minerales dentro de la propia malaquita.

Malaquita en las paredes de la antigua mina de Outokumpu en Finlandia. (kallerna / CC BY-SA 4.0)

Malaquita en las paredes de la antigua mina de Outokumpu en Finlandia. (kallerna / CC BY-SA 4.0 )

¿Dónde se extrae la malaquita?

La malaquita se extrae en diferentes lugares del mundo. Los mayores depósitos de malaquita se encuentran en Rusia y en Zambia, donde crean hermosas tallas y piezas de joyería .

Otros países con cantidades considerables incluyen Australia, Chile, Congo, Francia, Alemania, Grecia, Israel, Pakistán, Perú, Polonia, Sudáfrica y Estados Unidos. La malaquita también se puede encontrar cerca de las minas de cobre porque a menudo se forma cuando tiene lugar una reacción química entre el agua y otros minerales como la calcopirita o la azurita.

La forma más común de extraer malaquita es mediante la minería a cielo abierto, que implica eliminar la sobrecarga con explosivos y luego utilizar maquinaria pesada para excavar en el yacimiento.

La malaquita también se puede extraer bajo tierra haciendo un túnel en un depósito existente o perforando uno nuevo. Este tipo de minería se utiliza cuando la malaquita está cerca de la superficie, pero no hay suficiente espacio para realizar minería de superficie. Por lo general, se presenta en asociación con otros minerales, como cobre, zinc, plomo y plata.

El origen de la malaquita

La malaquita es una de las piedras preciosas más antiguas que la gente ha utilizado para curar. También fue una piedra importante en las culturas antiguas y la mitología. La piedra recibe su nombre de la palabra griega "molochitus", que significa "malva", una hoja con un color similar.

La malaquita se extrajo por primera vez hace más de 5000 años. La malaquita se extrajo extensamente en las minas Great Orme en Gran Bretaña hace 3.800 años, utilizando herramientas de piedra y hueso. La primera referencia conocida a la piedra fue en 1400 a. C. cuando apareció en la pintura de la pared de la tumba del faraón Tutankamón. Ganó popularidad alrededor del año 300 a. C., cuando los eruditos griegos comenzaron a escribir sobre su existencia y propiedades. Eso llevó a que la piedra se hiciera popular en Europa y China.

En Egipto, creían que la malaquita podía traer paz a quienes la usaban siempre que el usuario no tuviera intenciones hostiles hacia los demás. Los antiguos griegos creían que esta piedra te protegería de las enfermedades si la colocabas debajo de la almohada o la usabas en todo momento con dos excepciones "griegas": durante el parto y cuando ibas a la batalla.

Este mineral verde ha existido durante miles de años y sigue siendo popular hoy en día debido a su belleza natural y supuestos beneficios para la salud.

Malaquita con cianita azul y vid de trompeta amarilla en flor sobre madera teñida de azul. (Serena Tayyan / Adobe Stock)

Malaquita con cianita azul y vid de trompeta amarilla en flor sobre madera teñida de azul. ( Serena Tayyan / Adobe Stock)

El pigmento, usos medicinales y espirituales de la malaquita

La malaquita ha sido conocida por sus propiedades curativas desde la antigüedad. Debido a su alto contenido de cobre, la malaquita es excelente para hacer pinturas y pigmentos verdes. Fue popular durante los imperios egipcio y romano porque podían molerlo hasta convertirlo en polvo para pigmentos de pintura o maquillaje. Todavía se usa hoy para este propósito, a pesar de las formas más modernas y eficientes de producir pinturas y pigmentos verdes.

La malaquita también se usa con frecuencia en el tratamiento de acupuntura. En la medicina tradicional china, la malaquita alivia los dolores de estómago y mejora el sistema inmunológico al estimular la fagocitosis. Las bacterias, las células de tejido muerto y las pequeñas partículas minerales son ejemplos de objetos que pueden fagocitarse.

Físicamente, se sabe que la malaquita ayuda con problemas como asma, bronquitis, fiebre e inflamación. Colocar un trozo de esta piedra en un cuerpo afectado podría curarlo o evitar que empeore.

La malaquita también es una piedra de protección, especialmente durante el embarazo y el parto. Puede ayudar a facilitar la transición a la maternidad al brindar fuerza y ​​apoyo al mismo tiempo que ayuda a proteger tanto a la madre como al niño de las energías o influencias negativas.

Algunas personas agregan malaquita a los tés, que creen que pueden tener propiedades curativas si se consumen regularmente. Esta práctica se remonta al antiguo Egipto, donde los egipcios elaboraban pociones hechas con flores secas, raíces y cristales durante las ceremonias religiosas.

La malaquita también puede proteger contra otros tipos de peligros (como un incendio) a través de su capacidad para absorber humos tóxicos mientras permanece intacta sin causar daño. En cambio, la gente prefiere la belleza de este mineral a sus propiedades limitadas. Muchos también creen que puede ayudar a proteger contra la energía negativa cuando se usa regularmente al absorberla y transformarla en energía positiva.

Sin embargo, no existe evidencia científica de que estas prácticas proporcionen beneficios espirituales como proteger contra la energía negativa, promover cambios positivos, estimular la creatividad, etc.

Un elefante tallado en malaquita. (Adrian Pingstone / Dominio público)

Un elefante tallado en malaquita. (Adrian Pingstone / Dominio publico )

La malaquita es perfecta para hacer objetos y joyas.

La malaquita tiene una larga historia de uso para objetos decorativos. Está tallado en diferentes formas y formas, como animales o flores, debido a su hermoso color verde. En Rusia, la malaquita se utilizó para hacer cruces y otros objetos religiosos porque simboliza la resurrección.

Por otro lado, en Egipto, la malaquita se usaba para hacer pequeños jarrones a menudo recubiertos de oro o plata y luego decorados con piedras preciosas como el lapislázuli. Estos pequeños recipientes contendrían aceites que se cree que tienen propiedades mágicas, lo que los hace valiosos debido a su rareza.

Hoy en día, la malaquita todavía se usa para crear hermosas piezas de joyería o para tallar figuras o animales.

Otros usos de la malaquita incluyen:

  • Cincelado para joyas como anillos o pulseras
  • Creando objetos decorativos como jarrones y platos.
  • Tallar esculturas para jardines para agregar color y textura.

El polvo de oxalato verde de malaquita contiene trazas de cobre, que es tóxico y puede liberarse al aire cuando la malaquita se pule o se talla. (W. Oelen / CC BY-SA 3.0)

El polvo de oxalato verde de malaquita contiene trazas de cobre, que es tóxico y puede liberarse al aire cuando la malaquita se pule o se talla. (W. Oelen / CC BY-SA 3.0 )

¿Es la malaquita tóxica?

La malaquita es un mineral de carbonato de cobre y, como tal, contiene trazas de cobre. Cuando la malaquita se pule o se talla, puede libera estas partículas de cobre en el aire, lo que puede ser dañino si se inhala durante un período prolongado. Por este motivo, es fundamental llevar equipo de protección al trabajar con esta piedra.

Si la malaquita que está utilizando no ha sido pulida o tallada, no debería haber riesgo de respirar partículas de cobre y, por lo tanto, es probable que esta piedra sea segura de manipular. Dado que la malaquita contiene trazas de metales como arsénico y plomo, los niños menores de seis años y las mujeres embarazadas deben evitar el contacto con ella.

La malaquita es un mineral tóxico y debes manipularlo con cuidado. Si se ingiere, puede causar náuseas, vómitos y diarrea. También puede irritar la piel y los ojos, por lo que es vital lavarse las manos después de manipular esta piedra. En Rusia, ha habido casos en los que los mineros han desarrollado envenenamiento por malaquita al manipular la piedra e inhalar su polvo.

Una rodaja de malaquita de estalactita doble de Kolwezi, República Democrática del Congo. (Rob Lavinsky / CC BY-SA 3.0)

Una rodaja de malaquita de estalactita doble de Kolwezi, República Democrática del Congo. (Rob Lavinsky / CC BY-SA 3.0 )

Las propiedades sagradas de la malaquita

Se dice que la malaquita tiene muchas propiedades sagradas. Se dice que la piedra puede ayudarlo a conectarse con su intuición y comprender mejor sus sentimientos.

Se cree que la malaquita puede ayudarlo a cambiar situaciones que ya no le funcionan y ayudar con la desintoxicación física, emocional y espiritual. Limpia el corazón y la mente, permitiéndole dejar ir las emociones negativas y los apegos que ya no le sirven.

Es una piedra preciosa de equilibrio y conexión. Puede ayudarlo a ver las relaciones de causa y efecto entre sus pensamientos, palabras, acciones, motivaciones y sentimientos sobre usted y los demás a su alrededor. Ayuda a experimentar la vida como "inacabada" o no expresada por completo. La malaquita puede ayudarlo a encontrar y expresar las piezas que faltan cuando esto sucede.

Además, se dice que ayuda a eliminar los bloqueos de energía, proteger contra la energía negativa y ayudan a calmar y relajar la mente. La malaquita también es una piedra preciosa de transformación, lo que significa que puede ayudarte a realizar cambios en tu vida cuando más los necesitas. Si se siente atascado o como si no estuviera avanzando, la malaquita puede ser la piedra adecuada para usted.

En conclusión, la malaquita es un mineral que las culturas han utilizado durante siglos. A menudo se muele y se mezcla con aceite para crear sombras de ojos y pigmentos de pintura. A medida que declinó el uso de malaquita, se volvió más valorada debido a su escasez y belleza. Hoy en día, la gente todavía usa anillos o brazaletes hechos con esta hermosa piedra porque creen que llevarla trae suerte.

Imagen de Portada: Pendientes y colgante de plata malaquita. Fuente: Pixabay

Por Arthur Brown

Arthur Brown es un escritor entusiasta que cubre una variedad de temas que incluyen marketing en Internet, SEO y más. Cuando no está escribiendo, se encuentra detrás de su batería o cuidando a sus tres hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad