Detective encuentra oro romano en Inglaterra

Cuando este detective de metales inglés se dio cuenta de que no había descubierto una boquilla de metal, sino un antiguo arete de oro romano, "se arrodilló con incredulidad".

Después de muchas búsquedas infructuosas, el constructor inglés y detector de metales Nick Bateman, de 53 años, de Burston, Norfolk, ha titulado este campo aparentemente libre de tesoros en el sur de Norfolk, "El engaño". Sin embargo, en la víspera de Navidad de 2021, el cazador de tesoros estaba lanzando su detector a la "decepción" cuando este emitió un leve grito que condujo al descubrimiento de un raro arete de oro.

Al principio, Bateman pensó que el arete era un artefacto medieval, pero un especialista en joyería confirmó que en realidad data de la ocupación romana de Gran Bretaña. Según un informe en la bbc la noticia de la herencia romana del pendiente llevó al afortunado descubridor a "bailar en la cocina con Badger", su perro.

Bateman dijo que el área 'decepcionante' es ahora una de las 'mejores áreas en las que ha estado'.

Nick Bateman y su perro, 'Badger' que se muestra aquí, salen juntos a olfatear. (Nick Batman)

Nick Bateman y su perro, 'Badger' que se muestra aquí, salen juntos a olfatear. (Nick Batman)

Índice
  1. Bateman se convierte en una máquina de encontrar tesoros
  2. Bastante golpeado, pero realmente valioso, no obstante.
  3. El "campo del engaño" debe ser renombrado

Bateman se convierte en una máquina de encontrar tesoros

Nick Bateman fue llamado "afortunado" en las primeras líneas de este artículo, pero su último descubrimiento puede ser más un trabajo de habilidad, ya que aprendió el arte de la búsqueda de tesoros del experimentado y renombrado detective de Suffolk, Joe Edwards-Gill. . En 2020, dijo Gill DEP24 que "East Anglia es uno de los mejores lugares del mundo, si no el mejor, para detectar metales".

Joe le dijo a la BBC que "Nick Bateman ha estado detectando durante cinco minutos y ya tiene cinco monedas procesadas del tesoro". Y haciendo hincapié en lo impresionante que es, Joe admitió que había estado explorando durante más de 10 años y hasta ahora "solo había encontrado un" tesoro oficial.

Bastante golpeado, pero realmente valioso, no obstante.

Nick Bateman dijo que había terminado todas sus "cosas navideñas" y decidió salir "durante una hora o dos" capturando su detector. Dijo que la señal era débil, pero cavó de 7 a 10 centímetros (3 o 4 pulgadas) para verificar y notó lo que pensó que era "una tapa de botella de metal dorado". Bateman le dijo a la BBC que cuando limpió el barro y se dio cuenta de que era un arete, "caí de rodillas con incredulidad".

Descrito como "bastante dañado", cuando Bateman desenterró el pendiente viejo, siguió el protocolo legal correcto e informó su descubrimiento al forense local. Más tarde fue analizado por el numismático Adrian Marsden, de Servicio de Medio Ambiente Histórico de Norfolk . Por cierto, los "numismáticos" incluyen coleccionistas, comerciantes especializados y académicos que usan monedas y otras monedas en la investigación orientada a objetos.

El arete tiene una pequeña cruz con muescas, visible en la parte superior aquí (The Portable Antiquities Scheme)

El pendiente tiene una pequeña cruz dentada, visible en la parte superior derecha aquí (El Programa de antigüedades portátiles )

El "campo del engaño" debe ser renombrado

Cortado de dos discos de oro cuidadosamente soldados juntos, el pequeño artefacto mide 20,5 mm por 22,1 mm (0,8 pulgadas). Tras una inspección más cercana, Marsden identificó una pequeña cruz debajo de su lazo de suspensión y una corona de laurel y un águila, que dice que es "exactamente el tipo de diseño que esperarías encontrar en los artefactos romanos". Se cree que el arete originalmente tenía dos lazos, uno para colgar del gancho de la oreja y otro colgando del segundo lazo, lo que le permitía colgar y brillar al sol.

Entonces resultó que Bateman estaba equivocado al final, y que su llamado "campo decepcionante" era en realidad el guardián de un raro tesoro romano. El descubridor le dijo a la BBC que todo había cambiado, y ahora, cuando mira al suelo, su mente retrocede en el tiempo y se pregunta "cómo fue la vida de esta mujer romana, cómo era y cómo llegó a perder el arete en un campo en Norfolk". Respondamos a esta pregunta.

Las mujeres romanas ricas usaban y coleccionaban muchas joyas exóticas, ya que era un símbolo principal de su estatus social. Se adornaban con collares enjoyados, brazaletes enjoyados, ricos anillos de oro amarillo y plata, y por lo general tenían perforadas las orejas en las que se usaba un par de aretes.

Imagen de portada: El pendiente romano encontrado por Nick Bateman Fuente: Nick Bateman

Por Ashley Cowie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad