El sarcófago gigante

sarcófago gigante

Hallan un sarcófago gigante en Alejandría y su interior es un misterio. Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Egipto un gigantesco sarcófago gigante hecho de granito durante una excavación en el distrito de Sidi Gaber de Alejandría, según informó el Ministerio de Antigüedades de Egipto. La noticia es de principios de Julio de 2018.

Estaba enterrado a una profundidad de casi 5 metros, y los primeros exámenes parecen indicar que pertenece al periodo ptolemaico, una era de la historia egipcia que comenzó en el 323 a.C. tras la muerte de Alejandro Magno y terminó en el 30 a.C. tras la muerte de Cleopatra VII y la invasión de los romanos.

¿De quién será este sarcófago gigante?

sarcófago gigante

Pero lo más impresionante es su gran tamaño, ya que mide 3 metros. Los arqueólogos han explicado que el estado de la capa de mortero situada entre la tapa y el cuerpo principal indica que el sarcófago no había sido abierto nunca, con lo que el cuerpo allí conservado estuvo a salvo de los saqueadores de tumbas. El sarcófago recuerda irremediablemente a los encontrados en el Serapeum de Saqqara.

Asimismo, el equipo encontró una cabeza tallada hecha de alabastro que se cree que representa al dueño de la tumba.

sarcófago gigante
Rostro irreconocible hecho en Alabastro

El alabastro es una roca blanda, comúnmente utilizada para tallar. Por desgracia, el rostro de la estatua fue deteriorado hasta hacerlo irreconocible.

Encontrar un sarcófago gigante, intacto, con signos de haber sido enterrado de manera furtiva y con una cabeza irreconocible (sígnos de damnatio memoriae) es un hallazgo increíble.

Declaraciones de Ayman Ashmawy, del Ministerio de Antigüedades de Egipto.

“Esperamos que esta tumba pueda pertenecer a un alto dignatario de ese periodo. La cabeza de alabastro es, probablemente, la de un noble de la ciudad de Alejandría. Cuando abramos el sarcófago, esperamos encontrar objetos en su interior que estén intactos, esto nos ayudará a identificar a esta persona y su posición social.”

Con respecto a la apertura del sarcófago dijo: “Abrirlo requerirá mucho trabajo previo, además será abierto en el sitio. Es difícil moverlo, llevarlo al museo, abrirlo allí y que permanezca intacto. Está a cinco metros bajo tierra y en total pesa más de 30 toneladas. La tapa sola pesa 15 toneladas.”

En las próximas semanas, un equipo de ingenieros visitará el sitio para proporcionar equipos especiales para levantarlo y soportes estructurales que permitan a los arqueólogos quitar la tapa del sarcófago. Una vez se acceda a su interior, los especialistas en momificación y restauración estarán a su disposición para garantizar que los contenidos, expuestos por primera vez en milenios, se conserven.

Actualización: El 19 de julio de 2018 se abrió el sarcófago

Shaban Abd Monem, especialista en momias del Ministerio de Antigüedades egipcio ha sido uno de los encargados de la apertura del sarcófago, la cual ha sido realizada sin previo aviso a los medios de comunicación.

Los exámenes preliminares sugieren que los esqueletos pertenecen a tres oficiales del ejército, uno de ellos tiene en el cráneo la señal de haber sido herido con una flecha

Uno de los esqueletos pertenecía a un guerrero con múltiples fracturas punzantes. Los otros dos pertenecían a dos hombres sin ningún signo de violencia. No se ha encontrado ningún amuleto ni joya que indiquen que pertenecieran a la nobleza, ni ningún sello que prohibiera su apertura (puesto que hay sectores que se han quejado de su profanación). Los esqueletos se llevarán al Museo Nacional de Alejandría para estudios posteriores. El sarcófago, después de una restauración “in situ” también se llevará.

A continuación dejo un vídeo de cómo han vaciado el líquido que se encontraba en el sarcófago, el cual no está exento de misterio. Ese líquido es difícil que haya entrado en un sarcófago sellado. También es imposible que perteneciera a los cuerpos en descomposición. Por lo que, puestos a elegir, me quedo con la primera opción.

 

 

Como curiosidad, decir que se han llevado a cabo campañas en internet para que se conserve el líquido que se encuentra dentro del sarcófago para poder ser consumido por las personas. Resulta infinita la “estupidez” humana en ciertas ocasiones, puesto que ese líquido contiene bacterias que podrían matar a una persona en pocos días. Incluso la leyenda de besar los huesos de los muertos, dentro del mundillo arqueológico, ha ocasionado la muerte de algunos profesionales por mononucleosis. ¡Cuánto más un líquido desconocido que lleva encerrado más de dos mil años con cuerpos en descomposición!

 

Fuente: Ministerio de Antiguedades de Egipto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *