Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

El manuscrito Voynich

voynich

El Manuscrito Voynich es un códice ilustrado escrito en un idioma desconocido y que se cree que fue creado en el siglo XV o XVI. Lleva el nombre del librero de antigüedades Wilfrid Voynich, que lo compró en 1912. Eruditos y científicos han tratado de descifrar el texto desde que el manuscrito fue descubierto. Desde 1969 se encuentra en la Biblioteca de Libros Raros y Manuscritos de Beinecke en la Universidad de Yale.

Contenido del manuscrito Voynich

El códice de Voynich mide 22,5 × 16 cm  y contiene 102 folios de pergamino muy ilustrados (unas 234 páginas). El manuscrito está dividido en seis secciones basadas en las ilustraciones (ya que hasta ahora no se ha descifrado el lenguaje): botánica, astronomía y astrología, biología, cosmología, farmacia y una sección escrita con imágenes que marca el inicio de breves entradas que se cree que son recetas.

Secciones en que se divide

Las ilustraciones de la sección de botánica -la mayor sección del manuscrito- consisten en 113 grandes y detallados dibujos a color de plantas y hierbas, con un texto cuidadosamente escrito alrededor de las imágenes. La siguiente sección es de 12 páginas de dibujos de astronomía y astrología – arreglos de estrellas, el Sol, la Luna – con algunas páginas con símbolos del zodíaco. La tercera sección contiene dibujos de mujeres desnudas entrelazadas y conectadas por tubos y lo que parecen ser fluidos que fluyen. La cuarta sección, cosmología, está compuesta por dibujos de nueve medallones llenos de estrellas y otras formas. La sección farmacéutica vuelve de nuevo a las plantas y hierbas y representa lo que se cree que son plantas medicinales. Esta sección se diferencia de la sección de botánica en que muchas páginas incluyen dibujos de frascos o botellas elaboradas y en algunos casos muchos tipos de hierbas aparecen en una sola página. Aunque las imágenes son más o menos descifrables (los estudiosos y científicos han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a determinar los tipos de hierbas y otras plantas), el texto ha demostrado lo contrario. Numerosos eruditos, lingüistas, criptólogos y otras personas intrigadas han intentado descifrar la escritura desconocida con poco o ningún éxito.

voynich
La sección «biológica» del texto contiene texto apretado e ilustraciones de mujeres bañándose desnudas.

Origen del Manuscrito Voynich

No se sabe dónde o exactamente cuándo fue creado el manuscrito, aunque una extensa investigación ha sugerido que fue hecho en algún lugar de Europa central, y la datación por radiocarbono lo ha asignado a principios del siglo XV. Una teoría que se mantuvo durante largo tiempo, la cual fue desacreditada por la datación por radiocarbono llevada a cabo en 2009, fue la que atribuía su autoría al científico inglés del siglo XIII Roger Bacon.

El primer propietario del manuscrito pudo haber sido el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Rodolfo II, que reinó de 1576 a 1611. Si Rodolfo lo poseía, una hipótesis era que lo compró por 600 ducados al matemático y ocultista John Dee, aunque esta teoría no ha sido completamente corroborada. La noción de que el libro fue comprado por Rudolf vino de una carta escrita en 1665 por el científico praguense Johannes Marcus Marci (a su amigo, un alquimista y posterior receptor del manuscrito, Georg Baresch de Praga); la carta estaba metida dentro de las páginas del manuscrito cuando Voynich la compró en 1912.

Se sabe con certeza que el manuscrito pertenecía al químico y farmacéutico de la corte de Rodolfo, Jacobus Horcicky de Tepenec, que dejó su firma (detectada con luz ultravioleta) en el primer folio del libro. El siguiente propietario del manuscrito de Voynich fue el amigo de Marci, Baresch, quien le pasó el manuscrito a Marci. A su vez Marci, antes de morir (1667), lo envió al erudito y sacerdote jesuita Athanasius Kircher.

El libro llega a Voynich

El libro llegó a manos de Voynich en 1912, cuando lo consiguió en un colegio jesuita cerca de Roma. El librero coordinó varias exposiciones del manuscrito, incluyendo una en el Instituto de Arte de Chicago en 1915. Hizo un gran esfuerzo para descifrar el texto, reclutando al profesor de filosofía de la Universidad de Pennsylvania William Newbold. En 1921, tanto Voynich como Newbold dieron conferencias sobre el manuscrito, llamándolo el “Manuscrito Cifrado de Roger Bacon” y diciendo que fue descubierto en un castillo del sur de Europa. El manuscrito fue comprado en 1961 por un librero de Nueva York, Hans P. Kraus, que lo donó a la Biblioteca Bienecke en 1969.

Intentos de descifrar el Manuscrito Voynich

Entre las muchas personas que trataron de descifrar el texto estaban los renombrados criptólogos de la Segunda Guerra Mundial: William y Elizebeth Friedman, el historiador de arte Erwin Panofsky, especialistas en inteligencia y estudiosos de la química, el derecho, las matemáticas, la filosofía medieval y otros campos.

Se han publicado varios libros (ficción y no ficción) y disertaciones sobre el misterioso volumen. Algunos críticos consideran que el libro es un engaño perpetrado por Voynich, pero el códice está fechado con radiocarbono en una fecha anterior, además existen estudios lingüísticos del texto como el de Marcelo Montemurro -que sacó a la luz distintos patrones lingüísticos- que demuestran lo contrario. Hasta bien entrado el siglo XXI, la escritura de Voynich ha seguido siendo examinada en busca de pistas sobre su significado y origen.

El manuscrito Voynich y la Universidad de Bristol

Un académico de la Universidad de Bristol logró en el año 2019 comprender el lenguaje del “texto más misterioso del mundo”, el manuscrito de Voynich, lo que hasta el momento había sido imposible. El académico, llamado Gerard Cheshire, necesitó solo dos semanas, utilizando una combinación de pensamiento lateral e ingenio, para identificar el lenguaje y el sistema de redacción del famoso documento. Pero el hecho de que conozca las piezas no implica que haya descifrado el puzzle para lo que reconoce el propio investigador que necesitará de varios años.