Desmontando Gunung Padang

Desmontando Gunung Padang

Estimado lector, como sabrás en este blog, nuestra filosofía es la búsqueda honesta de la verdad, por lo tanto, cuando obtenemos información acerca de un yacimiento que contradice lo que hemos publicado, la subimos y os la ofrecemos igualmente. Para ello me gustaría que primero visitaras mi artículo “Gunung Padang” de hace algo más de dos años de antigüedad y luego leas este otro, al cual hemos decidido llamar “desmontando Gunung Padang“, pues es el resumen que hemos hecho de la respuesta de un arqueólogo español publicada en la revista arqueoweb a todas esas publicaciones “pseudoarqueológicas”, como la nuestra. La verdad es que no tiene desperdicio y, como todo trabajo especializado, cuenta con un respaldo de estudios increíble, el cual hemos omitido para facilitar la lectura. El arqueólogo que firma el paper se llama Víctor Luis Pérez García y pertenece a la Universidad “Rovira i Virgili” de la localidad española de Tarragona.

 

¿Es Gunung Padang una pirámide artificial?

Es decir, ¿es una estructura escalonada totalmente construida por el ser humano con una forma geométrica de aspecto piramidal? Aunque hay teorías pseudoarqueológicas que dan esto por hecho, al estudiar con detenimiento el emplazamiento del yacimiento megalítico se puede observar que en realidad se trata de una elevación de carácter natural –colina o pequeña montaña– que presenta una serie de terrazas de tierra y piedra construidas en su cima. De hecho, para ser exactos, es un antiguo volcán.

Los distintos estudios geológicos y electro-magnéticos realizados in situ muestran cómo el corazón del monte Gunung se compone de un cuello volcánico que se formó al endurecerse la lava dentro de un cráter o de una fisura. En estos casos no resulta extraño encontrar bloques de piedra angulares solidificados en la chimenea, pudiendo dar origen a la aparición de rocas con peculiares formas prismáticas y geométricas –no solo en posición vertical sino incluso horizontal en ocasiones–, que nada tienen de artificiales o talladas por obra del ser humano,por más que algún visionario pseucientífico intente hacer creer

¿De qué material está realizada la supuesta pirámide?

Por lo que respecta al material en concreto, son pilares o columnas naturales de andesita, un tipo de roca ígnea o magmática de origen volcánico rica en mineral de hierro, que nos recuerdan por su similitud formal a los bloques basálticos usados en la construcción de la ciudad megalítica de Nan Madol (isla de Pohnpei), en Micronesia, aunque estos últimos aún tienen dimensiones más colosales que los de Gunung Padang. En relación a la particular forma del monte, que ésta sea más o menos piramidal –opinión bastante subjetiva– no descarta el carácter natural de la elevación rocosa, teniendo en cuenta la existencia en todo el planeta de otras montañas, picos o unidades de relieve con un aspecto piramidal.

¿Existe una cámara secreta en su interior?

Por lo que respecta a la supuesta existencia de una cámara secreta en el corazón de la pirámide, los pseudoarqueólogos se han precipitado afirmando que sea una tumba o algún otro tipo de construcción subterránea artificial, sin haber he-cho ninguna excavación. Siendo totalmente objetivos, los estudios geoeléctricos del 2012–2013 tan solo muestran una pequeña cavidad de tipo natural en el interior de la montaña, una cueva o gruta de naturaleza volcánica sin ningún patrón ni indicio de regularidad, formada por un antiguo túnel de lava. De nuevo vemos cómo los creadores de fantasías sensacionalistas han aprovechado para inventarse directamente aquello que desearían que fuera, sin tener suficientes pruebas ni evidencias claras e irrefutables.

¿Entonces que pasa con los trabajos del arqueólogo oficial (Natawidjaja) del yacimiento?

La metodología utilizada por el equipo de Natawidjaja ha recibido innumerables críticas por parte de científicos y académicos a causa de sus irregularidades y errores, tanto en la aplicación práctica como en la interpretación teórica de los datos. Se le acusa (según Bradley 2016) de:

  • Poca relevancia en la elección de las muestras a analizar en el laboratorio, muestras que pertenecen a estratos rocosos naturales en lugar de producto de la actividad humana,
  • Indicio de “contaminación” o “intrusión” de objetos posteriores en capas analizadas (por ejemplo, algunas excavaciones recuperaron un medallón en lengua árabe de época moderna que había sido perdido o enterrado en fechas muy tardías).
  • Falta de ningún otro método de datación de tipo arqueológico ni restos de cultura material (como cerámica u objetos de metal) que respalde fechas tan antiguas.
  • No se descartaron anomalías encontradas en los análisis.
  • Incoherencia en los resultados de laboratorio presentados por Natawidjaja, errores y anomalías en la conversión de fechas no calibradas de Carbonio 14 a las finales calibradas.
  • Falta de información detallada en la totalidad del proceso, inconsistencia de datos y ausencia de un informe serio publicado por el autor.

Por ello, resulta inaceptable tomar como válidas las increíbles dataciones propuestas que, por otro lado, no cuentan con ningún otro respaldo de tipo arqueológico

¿Es un caso único y aislado sin ningún paralelo próximo?

Pues no. Si observamos la región donde se halla y toda la isla de Java en general, veremos que se encuadra en una tipología arqueológica determinada y específica, de la cual conocemos varios casos próximos.Consisten en terrazas de tierra y piedra de aspecto piramidal escalonado (punden berundak) construidas en su mayor parte durante el Período Paleometálico o Edad del Bronce-Hierro indo-malaya (c. 500 a.C.–500/1000 d.C.)

Entonces ¿Qué fecha le podemos otorgar a las construcciones humanas en Gunung Padang?

Ante la ausencia de dataciones precisas, se ha estimado que las construcciones megalíticas de Gunung Padang se remontarían como mucho a la mitad del primer milenio a.C., más o menos en torno al 500 a.C., con algún siglo de margen de error, pero no tenemos ninguna prueba que nos permita ir mucho más lejos, ni para este monumento ni para ningún otro de tipo megalítico de Indonesia. Por un lado, cabe puntualizar que los materiales arqueológicos más antiguos asociados mediante el método estratigráfico a estas construcciones en la isla de Java se sitúan en la Edad de los Metales (500 a.C.–500 d.C.), no en el Neolítico (2000–500 a.C.); por otro lado, se ha documentado ocupación y adiciones de estructuras en el monte Padang a lo largo incluso del reino indianizado de la Sonda (669–1579).

Conclusiones

La arqueología encuadra Gunung Padang dentro de la tipología regional de terrazas de tierra y piedra de aspecto piramidal escalonada (punden berundak) construidas durante la Edad de los Metales (Bronce-Hierro) en el archipiélago indo-malayo (c. 500 a.C.–500 d.C.), que se pueden relacionar con otras estructuras megalíticas de tradición austronésica, como las marae polinésicas. Asi mismo, parece suficientemente probado que el origen ancestral del pueblo que construyó el recinto ceremonial del Monte Padang se encuentre en Taiwán, dos mil años antes, en lugar de emigrar hacia allí desde Java.
Fuente:

Temporalmente indisponible en: https://webs.ucm.es/info/arqueoweb/pdf/18/04_PerezGarcia.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *