¿Hay algo de verdad en las leyendas del poderoso cíclope en la mitología griega?

Las misteriosas criaturas tuertas veneradas en las mitologías griega y romana siguen siendo una de las más fascinantes de las leyendas mediterráneas más antiguas. Los poderosos cíclopes eran miembros de una raza de gigantes y han sido objeto de abrumadores asesinatos a lo largo de la historia. Pero, ¿cuánta verdad hay en los relatos de su existencia?

Aunque la mayoría de los cíclopes permanecen en el anonimato, las fuentes antiguas describen a un cíclope llamado Polifemo que vivía en una isla que se cree que es Sicilia. Esta isla fue poblada por cíclopes y otras criaturas. El nombre "Cíclope" significa "ojos redondos" u "ojos redondos". Su génesis parece más complicada que los mitos que las describen. Encontrar los verdaderos orígenes de los Cíclopes y posibles evidencias de su existencia en libros antiguos es uno de los mayores desafíos relacionados con la mitología griega.

Polifemo, el cíclope de la mitología griega en una pintura de 1802 de Johann Tischbein. Polifemo es uno de los únicos cíclopes reconocidos por su nombre. (Dominio publico)

Polifemo, el cíclope de la mitología griega en una pintura de 1802 de Johann Tischbein. Polifemo es uno de los únicos cíclopes reconocidos por su nombre. ( Dominio publico )

Índice
  1. Ancient Tales of Cyclops: ¿Qué es un cíclope?
  2. Poca evidencia de Homero con respecto a Cyclops en la mitología
  3. Hipótesis sobre los orígenes de Cíclope
  4. Los Cíclopes fueron constructores legendarios

Ancient Tales of Cyclops: ¿Qué es un cíclope?

No hay evidencia convincente que respalde los mitos de los cíclopes. Sin embargo, las historias de famosos escritores antiguos han creado una leyenda que ha dejado boquiabiertos a generaciones de personas que vivían en la región mediterránea. La imaginación de estos individuos ha embellecido la literatura, convirtiéndola en uno de los cuentos más famosos del mundo.

Representación satírica de terracota del Clásico Tardío de Polifemo el Cíclope de la mitología griega. (Jmjohnson17 / CC BY-SA 4.0)

Representación satírica de terracota del Clásico Tardío de Polifemo el Cíclope de la mitología griega. (Jmjohnson17 / CC BY-SA 4.0 )

Dos descripciones importantes de los Cíclopes provienen de Hesíodo y Homero. La representación que surgió de sus escritos afectó a textos posteriores. Hesíodo escribió teogonía entre los siglos VIII y VII a. Según la traducción de Evelyn White, el antiguo escritor griego escribió:

“Y de nuevo, ella [Gaia (Gaea) the Earth] desnudo [to Ouranos (Uranus) the Sky] los Kyklopes (Cíclopes), de espíritu autoritario, Brontes, y Steropes y Arges, obstinados de corazón, que dieron Zeus truenos e hicieron relámpagos: en todo lo demás eran como los dioses, pero uno ojo solo fue colocado en el medio de sus frentes. Y fueron apodados Kyklopes (ojos de orbe) porque se les colocó un ojo orbital en la frente. Fuerza, poder y habilidad estaban en sus obras. Y de nuevo, tres hijos más [the Hekatonkheires (Hecatoncheires) were born of Gaia (Earth) and Ouranos (Sky)…

For of all the children that were born of  Gaia and Ouranos, these [the Hekatonkheires and Kyklopes] eran los más terribles, y fueron odiados por su propio padre desde el primer [i.e. Father Sky hates the Storm-Giants]. Y solía esconderlos a todos en un lugar secreto de Gaia (Tierra) tan pronto como cada uno nacía, y no les permitía subir a la luz: y Urano se regocijó en su mala acción.

Pintura de Odilon Redon conocida como El Cíclope, hacia 1914. Hesíodo escribió que los Cíclopes eran odiados por su padre, por lo que los escondió. (Dominio publico)

Pintura de Odilon Redon conocida como El Cíclope, hacia 1914. Hesíodo escribió que los Cíclopes eran odiados por su padre, por lo que los escondió. ( Dominio publico )

Poca evidencia de Homero con respecto a Cyclops en la mitología

En uno de los capítulos de La odisea por Homero, el legendario Odiseo conoció a un cíclope llamado Polifemo. Es significativo que Homero no escribió explícitamente que Polifemo tenía un solo ojo. Sin embargo, algunos estudiosos de los escritos homéricos han sugerido que este hecho está implícito en el texto. Según ellos, se mencionó cuando Homero escribió "su ojo" en lugar de "sus ojos".

Otros autores también han escrito sobre los cíclopes. Por ejemplo, el autor griego Calímaco mencionó a los cíclopes como los seres que crearon las fortificaciones de Micenas y Tirinto. Alrededor del 275 a. AD, un poeta siciliano llamado Teócrito escribió dos poemas relacionados con la historia de Polifemo y su anhelo por la ninfa del mar llamada Galatea. El poeta describió un plan del Cíclope para poseerla.

El famoso escritor griego Eurípides escribió la obra titulada Cíclope en el 408 a. La trama se desarrolla en Sicilia, muy cerca del famoso volcán Etna. Virgilio, quien fue un poeta épico romano, tan famoso como Homero en la literatura griega, escribió el libro clásico, la eneida , donde incluyó la historia de cómo, tras la huida de Troya, Eneas desembarca en la isla de un cíclope. El libro de Virgilio es muy similar a La odisea y la historia de este encuentro con Cyclops es la misma que la de Polifemo.

Ulises y su tripulación ciegan al más famoso de los cíclopes conocido como Polifemo. Detalle de un ánfora proto-ática, hacia el 650 a. (Napoleón Vier / CC BY-SA 3.0)

Ulises y su tripulación ciegan al más famoso de los cíclopes conocido como Polifemo. Detalle de un ánfora proto-ática, hacia el 650 a. (Napoleón Vier / CC BY-SA 3.0 )

Hipótesis sobre los orígenes de Cíclope

Los orígenes del misterioso cíclope son fascinantes. Según el paleontólogo Othenio Abel, las raíces de los cíclopes se encuentran en los cráneos prehistóricos de elefantes enanos. Los animales vivían en islas como Sicilia, Malta, Creta y Chipre.

Según una investigación de 1914, las grandes cavidades nasales de estos cráneos de elefantes enanos hacían pensar a la gente que pertenecían a criaturas tuertas. Durante siglos, la gente no pudo precisar los verdaderos orígenes de los cráneos, por lo que creció el mito de los cíclopes.

Elefante enano con grandes fosas nasales del Museo Arqueológico de Siracusa en Italia. (Giovanni Dall'Orto)

Elefante enano con grandes fosas nasales del Museo Arqueológico de Siracusa en Italia. ( Giovanni Dal'Orto )

Otra idea fue creada por Walter Burkert, un alemán especialista en cultos y mitología. Sugirió que las sociedades arcaicas reflejan verdaderas asociaciones de adoración, como los gremios de herreros. Él creía que la idea de criaturas fuertes con un solo ojo provenía de la tradición de los herreros que usaban un parche en un ojo.

Sin embargo, señala que los cíclopes de La odisea se describen de manera algo diferente a las del libro de Hesíodo. Los descritos en teogonía no están relacionados con el culto del herrero, pero Burkert pensó que había una explicación para esta anomalía. Sugirió que es probable que inicialmente se pensó que Polifemo era un demonio local, y que Homero fue quien convirtió a Polifemo en un cíclope. Finalmente, algunos eruditos creen que los Cíclopes eran simplemente seres humanos deformes.

El cegamiento de Polifemo de Alessandro Allori. (Dominio publico)

El cegamiento de Polifemo de Alessandro Allori. ( Dominio publico )

Los Cíclopes fueron constructores legendarios

Durante siglos, la gente creyó que los cíclopes hicieron las murallas monumentales de las ciudades y otros edificios impresionantes. Su fama como arquitectos de muchos edificios impresionantes ha perdurado. Por ejemplo, la historia de las murallas de Micenas es imposible de romper con las viejas leyendas sobre los cíclopes.

Que hay granos de verdad en el cíclopes historia y se basan en una criatura que una vez existió actualmente no tiene fundamento. Sin embargo, los Cíclopes siguen siendo una parte fascinante del antiguo folclore tradicional. Desafortunadamente, a diferencia de muchos otros personajes de las historias mitológicas, su imagen enrevesada dificulta su incorporación como personajes principales en los escritos modernos.

Imagen de portada: Ulises y Polifemo de Arnold Böcklin. Polifemo es uno de los únicos cíclopes reconocidos por su nombre. La fuente: Dominio publico

Por Natalia Klimczak

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad