Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

¿Electricidad en el Antiguo Egipto?

La iluminación en el Antiguo Egipto es un tema sobre el que muchos egiptólogos prefieren no pronunciarse. Nosotros, que nos gustan los enigmas, vamos a intentar dilucidar cómo hacían los antiguos egipcios para poder iluminar el interior de las pirámides, templos y algunas de sus tumbas más profundas.

Sabemos que no usaban lámparas tradicionales de aceite u otro combustible puesto que no se ha encontrado restos de hollín en el interior de las cámaras. Otra teoría que han esgrimido algunos historiadores, es que utilizaban espejos con los que proyectaban los rayos del sol para iluminar los más profundos recodos. Pero esta teoría tampoco se sostiene puesto que no se puede proyectar los rayos del sol más allá de unos pocos metros.

Templo de Dendera 

la iluminación en el Antiguo Egipto

Un tema ya raído es el de la pareidolia. En este caso son las bombillas de Dendera, en el templo de Hathor (del siglo I a.C.) Donde los arqueólogos dicen ver una berenjena (¿bombilla?) en la cual hay una serpiente (¿filamento?) que se agita. O bien una serpiente que emerge de una flor de loto (¿casquillo?). Fuera como fuere, dicha representación no tiene parangón en toda la historia de Egipto. No se encuentra en ningún otro lugar y la traducción oficial es que significa “capilla” mediante un jeroglífico que representaría una urna que contiene la unión del Alto y Bajo Egipto y estarían dentro del contexto de la creación del cosmos.

Pero la verdad es que no existe ninguna prueba que avale la teoría oficial puesto que se fundamenta en una simple suposición de los egiptólogos. Por lo que como teoría “per se” se invalida a sí misma.

El Libro de Amduat

la iluminación en el Antiguo Egipto

El misterio se amplía si tenemos en cuenta el Libro de Amduat (“Aquello que hay en el otro mundo”), donde se detalla el recorrido triunfal del dios Ra por cada una de las 12 regiones de las que está compuesto el inframundo durante las 12 horas nocturnas. En este texto que adorna las tumbas de las XVIII y XIX dinastías, observamos que la barca solar que transporta al dios Ra por su primer trayecto nocturno está iluminada, curiosamente, por doce divinidades. Y ¿de qué forma están representadas estás 12 divinidades cuyo único objetivo es iluminar a la deidad? Por doce ¡SERPIENTES!

Es decir, que los egipcios utilizaban la divinidad de la serpiente para representar la iluminación ¿artificial?. Y ahora la pregunta que nos asalta:

¿Son las mismas que se utilizan en el templo de Dendera? Si la explicación hortodoxa de la creación del cosmos no tenía ningún símil, el menos la teoría de la iluminación si lo tiene en el Libro de Amduat. ¿Estamos ante la prueba de que verdaderamente eran bombillas?

Que cada uno saque sus propias conclusiones… pues hasta que no se encuentren restos de algo parecido a una lampara, al igual que ocurrió con la pila de Bagdag, estas conclusiones no llegarán más lejos que el nivel de simples teorías.

Reflexiones sobre la electricidad y las bombillas de Dendera:

Parte 1. En cuanto a la electricidad:

1º No hay evidencias de que se generase energía eléctrica por ninguna parte.

2º Si la electricidad hubiera existido aparecería como fenómeno increíble para la época y en muchísimos relieves, pinturas y esculturas se hubiera dejado alguna mención a tan fabuloso descubrimiento y su uso.

3º Llevar la energía eléctrica de una posible fuente creadora a donde se usase, exigiría un tendido eléctrico impensable.

4º Que se produjera y almacenase en lo que llaman “condensadores” es inviable porque dicho elemento exige una tecnología de muy alto nivel y de crearse solo serviría para producir una descarga que daría para un chispazo potente o para una descarga lenta y de poca potencia que no produciría energía para alimentar ningún dispositivo eléctrico. Ni hoy en día se puede usar un condensador para dichos usos. Su construcción exige materiales aislantes que no existían en dichas épocas.

5º Que se almacenase en una batería es aun mas impensable pues la batería es aun más compleja que el condensador, requiere conocimientos de química de alto nivel y su carga requeriría control y su uso para dar potencia de iluminación daría para horas si acaso al nivel que se requería en tumbas y túneles por ejemplo.

6º La famosa pila de Bagdad (de ser eso) daría voltajes y capacidad de suministrar carga irrisorios. Inútiles para dar potencia para ningún uso.

7º La transmisión de energía eléctrica sin cables como alguna vez se ha sugerido es hoy en día imposible y hay que usar tendidos eléctricos de alta tensión para largas distancias y luego transformarlos a baja para su uso local. No hay forma de transmitir energía eléctrica por el aire. A lo más que se llega hoy en día es a mediante sistemas inductivos cargar cepillos de dientes, móviles o marcapasos y poco más y eso prácticamente en contacto.

8º Crear energía eléctrica exige consumir otra energía, combustibles, hidráulica, atómica, etc. No se conoce ninguna energía salvo la animal o la de norias de río y no hay señales de dicho uso para otra cosa que el riego, molinos, etc.

9º Cualquier dispositivo generador de electricidad actual incluye en su sistema un diseño extremamente complejo, mecánica de precisión, rodamientos, acero y muchísimo hilo de cobre que además debe ser esmaltado.

Parte 2. En cuanto a las bombillas y basándose en los relieves de las Criptas de Dendera:

la electricidad en el Antiguo Egipto
La “bombilla” del templo de Dendera

1º Una bombilla requiere una ampolla de cristal que difícilmente se podría obtener en esas fechas y menos de esos tamaños. El espesor de dicha ampolla tendría que tener al menos 5mm y su peso y fragilidad la haría inusable.

2º Requiere que en su interior no haya oxigeno para que no se queme el filamento, se necesita una atmosfera inerte para el filamento como por ejemplo el gas Argón. Ni conocían los gases inertes ni podrían haber extraído el aire de la ampolla y rellenarla con dichos gases. Eso requiere una tecnología súper compleja.

3º El cobre tiene un punto de fusión de 1085ºc, no se puede hacer un filamento de cobre ni siquiera de hierro, el material usado hoy en día es el Wolframio/Tungsteno con punto de fusión de 3000ºC. Impensable dicho material en esa época.

4º El calor disipado por una bombilla es considerable. Para tamaños grandes no permite ni siquiera estar cerca y mucho menos manipularla por la ampolla. Difícilmente se podría meter en estrechos túneles o cavidades sin que al rato de su uso el ambiente se convirtiera en un auténtico infierno.

5º Para que tuviera movilidad requeriría cables de cobre, flexibles y recubiertos de algún material aislante como son hoy en día. Fabricar cable flexible con grandes longitudes y aislado es algo muy complicado e imposible para dicha época.

6º Los tamaños de bombillas industriales de filamento pueden tener potencias de hasta 2500w o mas con tamaños de 20-30cmts. En tensiones como las de una casa de 220 VAC esto supone amperajes de 10 amperios. Esto es el consumo de un horno a plena carga. No se puede ni imaginar que potencia necesitaría una bombilla como la representada y el brutal calor que desprendería.

7º La unión de la ampolla con el casquillo requiere una unión de material cerámico especial y sin olvidar que para hacer dicha unión hay que mantener el gas inerte en su interior sin que entre aire.

8º Iluminación mediante bombillas hubiera sido tal evento que hubiera sido reflejado por todas partes y no hay constancia de ello por ninguna parte.

¿Más opiniones al respecto? ¿Alguien se atreve a rebatir?

 

 

Fuente: Egipto, al límite. Nacho Ares.