Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

La Gran Esfinge

abril 12, 2020
Advertisement

Antes que nada conviene aclarar unas cuantas cosas, la Gran Esfinge no ha sido construida como pensamos, poniendo bloques tallados unos encimas de otros… La esfinge ha sido cavada en el terreno y moldeada. Es como si de una llanura o un pequeño montículo, empezamos a escavar y le vamos dando forma. Finalmente creamos la esfinge.

Solo la cabeza y las patas han sido añadidas después.

Con respecto a la cabeza, la comunidad arqueológica está casi convencida que no es la original debido a la diferencia tan grande de proporciones que existe entre la cabeza de faraón y el cuerpo de león. También podría haber poseído una cabeza de chacal en su origen, perteneciente al dios Anubis. Pero ésta última teoría practicamente no tiene consenso.

esfinge

La cara se cree que representa al faraón Kefrén o posiblemente a su padre, el faraón Keops. Si fue construida en aquella época, IV dinastía, tendría unos 4500 años de antigüedad, es decir del 2500 a.C.

Muchos piensan que tiene aún templos ocultos, se han descubierto dos, uno de ellos hace relativamente poco. Y hay quien cree que tiene pasadizos secretos que la conectan con las pirámides. Todo esto sin ningún tipo de prueba.

Pero vamos a los hechos, que sí que están fundamentados en la ciencia, en este caso la geología:

Una nueva datación de la esfinge

Robert Schoch, geólogo y profesor asociado de Ciencia y Matemáticas en el College of General Studies de la Universidad de Boston, hizo temblar los pilares de la arqueología tradicional cuando decidió investigar la erosión presentada por la “cubeta” donde se emplaza la esfinge. Dichas erosiones producidas por el agua también pueden verse en el lomo del animal, aunque no con tanta claridad. Como hemos dicho, la esfinge se asienta en una hondonada artificial en el suelo de Guiza. Su resultado fue demoledor: la databa como mínimo tres mil años antes de lo que se pensaba, en el 5.000 a.C.- 7.000 a.C. Debido a la erosión acuática producida por las lluvias torrenciales que en Egipto solo se producían en esa época antes de la desertización de la zona.

esfinge

Imposible que fuera hecha entonces en la IV dinastía o incluso por los antiguos egipcios, por que en la época en la que éste geologo la data, no existia la cultura egipcia. Simplemente nos encontramos con la edad de bronce.

Para Schoch hubo dos fases, una donde se hizo la esfinge, y otra posterior donde se le cambió la cabeza, posiblemente de león, por la del faraón Kefrén.

Los doctores David Coxill y Colin Reader, han llegado exactamente a las mismas conclusiones sobre los procesos de erosión acuática del cuerpo de la Esfinge, y creen que es muy anterior a la época de Kefrén, en el 2500 a.C

¿Podría ser que los antiguos egipcios decidieran construir en esa meseta puesto que estaba ya ahí la Esfinge?

Mi opinión personal es que sí, y eso sin entrar en las alineaciones de las constelaciones que situarían a la esfinge en el 10.500 a.C. segun Robert Bauval y Graham Hancock:

La Esfinge de Guiza fue construida representando el cielo de esa época y estaba basada en la dirección del punto vernal de la tierra que apuntaba directamente hacia la Constelación de Leo, teniendo la forma inicial de un león, que fue degradado por la erosión y posteriormente restaurado, recibiendo su actual forma mitad león mitad hombre.

Para finalizar os dejo algunas posibles representaciones originales de la Esfinge, teniendo en cuenta sus proporciones originales:

esfinge
Esfinge como león
esfinge
Esfinge como chacal

Otra posible explicación a la erosión de la cubeta de la esfinge

Sin embargo, no todas las teorías acerca de la erosión de la esfinge coinciden. Otras dicen que la erosión vertical que hemos visto anteriormente, no tiene por qué ser hecha por lluvias torrenciales. Puesto que existe un fenómeno en el desierto conocido como la cascada de arena, el cual podría ocasionar algunas marcas de erosión parecidas a la que tiene la cubeta de la esfinge, como vamos a mostrar en el siguiente vídeo:

¿Pudieron existir dos esfinges?

Esa es una teoría que sostiene el historiador y egiptólogo Nacho Ares. Como podemos ver en la estela del sueño, erigida por el faraón Tutmosis IV en el 1400 a.C., es decir bastante posterior a la creación de la esfinge, y podemos apreciar dos esfinges, una opuesta a la otra, vigilando ambas los sentidos opuestos.

La relación entre Aker y las dos esfinges

Bassam el Shammaa, egiptólogo también sostiene esta teoría: la idea del león Aker es de origen arcaico, egipcio pero no faraónico. Se trata de dos leones que transforman posteriormente su cabeza leonina en la del rey otorgando a éste un aspecto secreto de la divinidad. De acuerdo con la representación de Aker, los leones Shu y Tefnut protegen dos colinas, estando en el centro el disco solar. La pregunta que nos tenemos que hacer es ¿qué lugar en Egipto tiene estas características? La respuesta no es otra que la meseta de Guiza.

Todas las representaciones del dios guardián Aker, son de este tipo, dobles y opuestas:

Dos Esfinges
«Aker» de Jeff Dahl – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia GFDL vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Aker.svg#/media/File:Aker.svg

Otros estudios para hallar la segunda esfinge 

Gracias al estudio fotográfico SIR-C/X-SAR de la Agencia Aeroespacial norteamericana, se ha podido analizar la densidad de las capas geológicas que componen el suelo y los monumentos de la meseta de Guiza. Las imágenes de la Nasa exponen que posiblemente existió una estructura de esas características, pintada de amarillo:

dos esfinges
Posible localización de la segunda esfinge (en amarillo)

Pero tal y como sostiene el historiador Nacho Ares, de la meseta de Guiza no está explorado más que el 30%, en la parte opuesta de la esfinge podría estar enterrada otra gemela, oculta entre las arenas del desierto.

La estela del inventario habla de la esfinge:

En el museo de El Cairo podemos encontrar esta estela, hecha de piedra caliza:

dos esfinges
Estela del inventario

Nacho Ares comenta a este respecto: Si seguimos el texto de esta estela, los sacerdotes del templo de Isis nos dan a entender que cuando Keops reinó en Egipto ya estaba construida la Esfinge y también una pirámide. Con ello se contradicen de forma categórica todos los planteamientos de la historia tradicional.

Seguramente el paso de los años nos indique si esta teoría es cierta o no, al menos algo de sentido tiene, ahora que la situación ha mejorado en Egipto, esperemos que vuelvan las excavaciones y tengamos más datos al respecto.

¿Es la esfinge anterior a Keops?

Existe una polémica teoría que afirma que la esfinge existía antes, como mínimo, del faraón Keops. ¿En qué se basa? Pues en una posible traducción de la estela del inventario. Debemos admitir en primer lugar que el asunto de las traducciones es bastante complicado y que muchos textos pueden ser interpretados de diferentes maneras. Por ello todas estas cuestiones hay que saber ponerlas en contesto y dan lugar a hipótesis que no llegan a convertirse en teorías por no tener un fundamento solido.

La estela del inventario, la esfinge y el faraón Keops

En el año 1.850 Auguste Mariette (el mismo que fundó el Museo Egipcio de El Cairo) descubrió una estela de piedra caliza en un templo cercano a la Gran Pirámide. Esta estela se puede ver en el Museo Egipcio de El Cairo. Ningún “egiptólogo oficialista”, que se tenga por serio y respetuoso con el orden establecido en la historia, admite que esta estela sea verdadera, todo lo contrario, afirman que se trata de una falsificación de algunos sacerdotes que la copiaron de una más antigua, introduciendo algunas modificaciones irrespetuosas hacia los gobernantes de la IV Dinastía, con los que no debían simpatizar mucho. También se leen traducciones de todos los gustos. Nosotros publicamos la traducción que ofrece Nacho Ares en su libro El Guardian de las Estrellas.

 

Traducción del texto:

Keops (Jufú) lo construyó para su madre Isis, madre divina, Hathor, Señora de Nun. La investigación fue colocada en la estela. Él dio una vez para ella una ofrenda y construyó su templo de piedra otra vez. Él descubrió las estatuas de estas diosas en su lugar.

El distrito de la Esfinge de Harmakis se encuentra al sur de la casa de Isis, Señora de la Piramide, al norte de Osiris, señor de Rostau. Las escrituras de la diosa de Harmakis fueron traídas para estudiarlas.

Permite que crezca, haz que viva eternamente, mirando hacia el este.

Que viva Horus, Medjer, Rey del Alto y Bajo Egipto, Keops, que posee la vida. Él encontró la casa de Isis, señora de la pirámide, detrás de la Esfinge de Harmakis en el noroeste de la casa de Osiris, Señor de Rostau. Él construyó su pirámide detrás del templo de esta diosa y construyó una pirámide para la hija del rey Henutsen detrás del templo.

Es decir, que según esta Estela, cuando Keops gobernó Egipto, ya existía la esfinge y una pirámide. Posiblemente Keops construyera la de Kefrén o Miscerinos, puesto que las evidencias a que la Gran Pirámide fuera construida por Keops son algo débiles. Y la Esfinge probablemente fuera restaurada por él o por su hijo Kefrén, pero no construida.

Los templos de la esfinge

Los templos de la esfinge son los grandes olvidados de la arqueología. Normalmente, cuando intentamos datar la antigüedad de la esfinge, nos olvidamos de los dos templos que están enfrente de ella. En este artículo vamos a analizar si es posible que dichos templos sean contemporáneos o no al guardián de las pirámides.

Algunas preguntas sobre la esfinge

Si la esfinge fue construida por Kefrén alrededor de 2500 a. de C., ¿por qué necesitaría reparaciones durante los siguientes tres siglos y medio? Estaba bien protegida y sin duda permaneció enterrada en la arena durante la mayor parte del tiempo desde que se construyó.

El doctor Zahi Hawass afirma que la piedra caliza con que se construyó la Esfinge era tan mala que empezó a erosionarse tan pronto como quedó terminado el monumento. Sin embargo eso significa que la erosión habría avanzado a razón de unos treinta centímetros cada cien años y, en tal caso, la Esfinge habría desaparecido por completo hace unos cinco siglos.

En cambio si Kefrén se habría limitado a reparar la esfinge y a desembarazarla de arena; esto demostraría que «la esfinge ya estaba cubierta de arena durante la época de Khufu [Keops] y sus predecesores». En realidad, los egiptólogos del siglo XIX solían afirmar que la Esfinge era mucho más antigua que las pirámides. Hasta el siglo XX, y basándose en la presencia del nombre de Kefrén en la estela de Tutmosis IV, no han decidido los egiptólogos que la esfinge fue construida por Kefrén y que se supone que su cabeza es su retrato.

Se nos plantea otro interrogante obvio. Como ya hemos dicho, la mayor parte de la Esfinge se encuentra por debajo del nivel del suelo, por lo que resultaría evidente para su constructor que no tardaría en quedar enterrada en la arena. (Al parecer, tarda unos veinte años). ¿No induce esto a pensar que al construirse la Esfinge, en el Sahara aún había vegetación, lo cual explicaría a qué se debió que la Esfinge fuese erosionada por la lluvia? Sabemos que hubo un tiempo en que el Sahara era un lugar con vegetación y fértil, y que también fue erosionándose en el transcurso de los milenios. Nadie está seguro de hasta cuándo hubo en él vegetación pero un cálculo moderado señala el año 3500 a. de C.

Hasta es posible, por supuesto, que todavía hubiera vegetación en tiempos de Kefrén;pero en tal caso, aunque fuera cierto que la Esfinge fue construida por Kefrén en un Sáhara lleno de vegetación en 2500 a. de C., seguimos sin tener una explicación de por qué necesitó reparaciones tan pronto.

Si la Esfinge tiene la misma antigüedad que el resto de lo que había en Gizeh, ¿por qué está tan erosionada, cuando las tumbas del Imperio Antiguo que había cerca de ella lo estaban mucho menos?… y, lo que es más, ¿es tan obvio que la erosión de dichas tumbas la había causado la arena empujada por el viento? Sin duda la Esfinge tiene que ser más antigua.

La erosión eólica de las tumbas permitió hacer una comparación útil. La piedra caliza es una roca sedimentaria formada por partículas pegadas unas a otras; y, como sabe todo el mundo, esta clase de rocas tienen estratos, como el pastel relleno. Cuando la arena empujada por el viento golpea el costado del pastel, las capas más blandas se desgastan mientras que las más duras sobresalen por encima y por debajo de ellas. El resultado es una serie de capas paralelas, con un perfil de protuberancias y depresiones parecido al perfil de un emparedado de dos pisos.

Cuando una cara de roca es erosionada por el agua de lluvia, el efecto es totalmente distinto. La lluvia baja formando regueros y abre canales verticales en la roca. La roca blanda también sufre una erosión más profunda que la dura, pero el efecto es muy distinto del que produce la erosión eólica: a veces parece una serie de protuberancias que hacen pensar en una hilera de nalgas desnudas. Los expertos están de acuerdo en que tanto el cuerpo como el recinto de la esfinge muestran este tipo de erosión en vez del efecto más liso de la erosión eólica.

Los templos de la esfinge

Los templos de la Esfinge

Los dos templos que hay delante de la esfinge —el Templo del Valle y el Templo de la Esfinge— proporcionan más indicios favorables a esta tesis. Si, por supuesto, los hubieran dejado intactos, habrían presentado exactamente la misma erosión que la esfinge y su recinto. Pero hay indicios claros de que fueron reparados por los antiguos egipcios, que querían evitar que sufriesen más daños y con tal fin los revistieron con losas de granito. Muchas de estas losas las quitaron generaciones posteriores, que las utilizaron en sus propios trabajos de construcción. Y las paredes exteriores que quedaron al descubierto al quitarse la losas son tan irregulares, que cualquier arquitecto que se precie se pondría colorado de vergüenza.

Advertisement

Lo que ocurrió parece claro. Estas paredes sufrieron una erosión profunda, igual que la Esfinge, pero, con el fin de poder repararlas, las redujeron para tener superficies lisas. Como de todos modos iban a cubrirlas con losas de granito, daba lo mismo que quedasen feas.

De hecho, donde se ha quitado el revestimiento de granito, estos bloques de piedra caliza muestran la misma erosión ondulatoria que la esfinge y su recinto. En las caras traseras de algunas de las losas de granito incluso se han labrado dibujos ondulatorios para que hagan juego con la piedra caliza erosionada. Además, parece como si la gente que reparó los templos se encontrara con que presentaban una erosión profunda causada por el agua. Es una reliquia de la anterior era «ciclópea» que se alza sola, sin más compañía que la esfinge, en una meseta desierta.

Estos templos situados delante de la esfinge planteaban otro problema del cual han hecho caso omiso los egiptólogos ortodoxos. Como ya hemos señalado, su arquitectura es muy diferente de la que vemos en la mayoría de los templos egipcios, con sus columnas cilíndricas y su abundancia de tallas. Aquí no hay más que sombrías pilastras rematadas por bloques parecidos, desnudas y sin tallas, como si pertenecieran a una época completamente distinta de aquella en la que se construyeron los grandes templos egipcios.

Algunas preguntas sobre los templos de la esfinge

Asimismo, ¿por qué los constructores antiguos habían decidido edificar los templos de la esfinge con bloques que pesaban 200 toneladas cada uno? La explicación que se nos ocurre es que, al igual que la esfinge, a los templos se les consideraba tan sagrados que cualquier cosa más pequeña hubiera sido un insulto al dios en honor del cual se habían erigido. El rey Tutmosis soñaba que el «dios» que habitaba en la esfinge era Khepera, creador del universo y padre de todos los demás dioses. Si esto era verdad, sin duda resultaba apropiado que los templos del Valle y la esfinge fueran sencillos y desnudos.

Finalmente, la pregunta más desconcertante de todas: ¿cómo habían logrado los constructores mover y levantar bloques de 200 toneladas? Se ha consultado a varios ingenieros que tenían experiencia en construir estructuras enormes; reconocieron que se sentían desconcertados. El ayudante de Graham Hancock en sus investigaciones averiguó que en el mundo hay sólo tres grúas lo bastante grandes como para mover bloques de tales características.

¿Qué se deduce de ello? Esto, al menos, es innegable: que quien talló la esfinge y construyó los dos templos, fuera quien fuese, poseía una tecnología muy avanzada. Ni siquiera la Gran Pirámide contiene bloques tan grandes. Parece que la conclusión que cabría sacar es que si la esfinge y sus templos se construyeron siglos —o tal vez miles de años— antes de Keops y Kefrén, los constructores tenían más —en vez de menos— habilidad técnica.

Los túneles de la Esfinge

Desde que el mentalista Edgar Cayce, a principio del siglo pasado, profetizara acerca de una cámara misteriosa que se hallaba debajo de la esfinge de Guiza, muchos investigadores se han lanzado a la aventura sin mucho éxito, en busca de los “más que probables” túneles de la Esfinge

El señor Cayce era un espiritista sin conocimientos de historia, se dedicaba a realizar sesiones de trance, donde, al parecer, contactaba con seres extraterrestres. Estos últimos le contaron que todo el secreto del antiguo Egipto se concentraba en una cámara llamada, cámara de los registros, donde estaban todos los documentos que explicaban los misterios que subsisten actualmente en la civilización faraónica. Cayce adelantaba que en dichos documentos se explicaba claramente la relación entre Egipto y otra civilización de la cual era depositaria. Como adivinará el lector, esta civilización era, ni más ni menos, que la Atlántida.

Ahora empecemos a desentrañar este enigma y ver que se sabe actualmente sobre este enigma de la historia.

Hay varios ojos. Incluso la Esfinge tiene ojos, y como resultado hay varias verdades, y como resultado no hay verdad.” Friedrich Nietzsche

La estela del sueño y los túneles de la esfinge

arch06b.jpg

Uno de los indicios que impulsan a muchos investigadores a creer que debajo de la Esfinge se encuentra una cámara es la propia estela del sueño. Atribuida al faraón Tutmosis IV, se pueden observar dos Esfinges, bajo las cuales se observan sendos templos con columnas y habitaciones. Sobre la teoría de una segunda Esfinge hemos hablado anteriormente, pero el haber dejado en piedra la imagen de esas estructuras debajo de ellas es, cuanto menos sospechoso.

El agujero de la cabeza de la esfinge

Los túneles de la esfinge

Poco se sabe de este agujero, si conduce a alguna entrada o no. Se trata de otro enigma que se nos escapa, pues hoy día está tapado por completo. Se cree que pudo ser el soporte de una corona. Seguramente se ahondó con dinamita en el siglo XIX, época en la que casi todo se solucionaba con explosivos. Sea como fuere yo me pregunto. ¿Por qué se tapó? Si fuera por problemas de lluvia (¿en Egipto?) ¿Por qu no protegerlo en vez de modificar o violar el propio monumento?

Túnel posterior de la esfinge

Los túneles de la Esfinge

Por increíble que parezca, actualmente se conocen varios túneles debajo de la Esfinge, los cuales están cerrados a cal y canto para el turismo.

Durante los años 80, la Esfinge se encontraba en uno de sus muchos periodos de restauración. Esta vez, eran supervisados tanto por Mark Lehner como Zahi Hawass. Estos arqueólogos habían recibido varios rumores acerca de extraños túneles que se encontraban en la cola del “león”, pero desgraciadamente, toda la zona había sido restaurada con sillares, por lo que la entrada al hipotético pasadizo se encontraba totalmente oculta desde el año 1926, fecha en la que el arqueólogo francés Émile Baraize realizó la última restauración del monumento. Sin embargo, encontraron a unos obreros ancianos que aportaron unas pistas esenciales. Hacía 60 años, habían visto la entrada y los dirigieron a donde su maltrecha memoria aún les indicaba. Efectivamente, dieron con un bloque de piedra con una aparecían algo distinta al resto, solo restaba extraerlo.

Se descubrió un túnel de 1 metro de ancho cuya longitud alcanzaba los 9 metros. Una parte asciende a través de las patas traseras mientras que la otra desciende verticalmente hacia la roca madre de la meseta.

Yo me pregunto, ¿eran dichos túneles originales de la IV dinastía? ¿o fueron hechos posteriormente? La verdad es que el acabado de estos pasadizos no es muy esquisito, al no tener las paredes pulidas como los de la Gran Pirámide.

En la parte superior del túnel aparecen unos agujeros en la pared, como si fueran hechos para ayudarse en la ascensión. Sin embargo, podrían ser parte de la arquitectura de una tumba privada, puesto que se cuenta con ejemplos similares en otras tumbas.

Túnel lateral de la esfinge

Los túneles de la Esfinge
Fotografía de Robert Temple

En los años 90, a raiz de los trabajos del geofísico estadounidense Thomas Dobecki, se descubrieron cuatro cavidades excavadas en la roca madre entre las patas de la Esfinge y a lo largo de sus lados. Una de ellas, medía 9 x 12 x 5 metros, lo que la convertía en una cámara bastante grande para ser de origen natural puesto que, además, su estructura parecía a todas luces artificial.

¿Por qué no se han investigado estas cámaras? No existen trabajos que esten disponibles para poder consultar, lo que lo hace muy extraño.

El túnel de detrás de la cabeza de la esfinge:

Transcurría el año 1978 cuando (de nuevo) Zahi Hawass descubrió otro túnel. A raíz de una de los datos de las exploraciones realizadas por Howard Vyse en el año 1837, Hawass encontró un agujero de más de medio metro. Seguramente, conociendo como se las gastaba el coronel, fue realizado a base de dinamita. En uno de los cuadernos de investigación se registró un dato interesante: dentro del agujero se encontró una pieza perteneciente al tocado de la Esfinge.

Pero aún hay más:

Como hemos comentado al principio, Baraize fue el responsable de la campaña de excavación que, durante los años 1926-1928, fue realizada en la Esfinge. Uno de sus ayudantes, Pierre Lacau, registró en sus archivos la existencia de otro túnel más a añadir a la colección. Éste se encontraría en la parte norte de la panza del león, donde una fotografía (la CI19 de sus archivos) muestra la existencia de una entrada bastante grande, gracias a la comparativa que se puede hacer con el tamaño de otro ayudante que aperece en la foto. Por desgracia esa foto es imposible de conseguir, puesto que no existe copia digital actualmente según nos han informado.

El trabajo con taladros de Hawass y Lehner

El doctor Zahi Hawass y Mark Lehner, junto con la Universidad de El Cairo, realizaron en el año 2009 unos trabajos alrededor de la Esfinge. Estos consistían en taladrar el suelo junto a la <>, debido a que habían sido alertados de un posible daño a esta y sus templos adyacentes, ocasionado por las aguas subterráneas. De este modo, podrían testar dichas aguas y en caso de que fuera necesario, drenar la zona.

Se realizaron ocho agujeros con una profundidad de 10 metros, donde pudieron sacar muestras del interior de la roca madre. Según sus investigaciones nada inusual fue encontrado.

Sin embargo, tanto el egiptólogo Nacho Ares, como el periodista Javier Sierra, recientemente declararon en un medio radiofónico, que en los años 80, el propio Zawass realizó taladros a 15 metros, donde se encontraron restos de granito rojo. Consultados por este blog, los investigadores, los cuales han recorrido dichos túneles, confirman que la respuesta sigue siendo afirmativa, allí apareció granito rojo, el cual es IMPOSIBLE que se halle de forma natural en la meseta de Guiza. Su existencia solo puede atribuirse a una construcción artificial, seguramente con piedra procedente de Asuán (donde existe una cantera de granito rojo utilizada por los Egipcios de la IV dinastía)

Conclusión:

La meseta de Guiza es un verdadero misterio, repleto de pasadizos y cámaras aún por descubrir. El reciente hallazgo de la tumba de osiris, junto con otros pasadizos encontrados, nos muestran que existen más cámaras ahí abajo de las que sabemos. Faltan los permisos adecuados para seguir trabajando y actualmente ya no se puede argüir que se pone en peligro el legado arqueológico porque, gracias a la tecnología actual, disponemos de medio no invasivos para poder comprobarlo.

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *