La tumba maldita del rey polaco Casimiro IV Jagiellon

Cuando Howard Carter abrió la tumba del rey Tut y las personas que estaban con él comenzaron a enfermarse y morir, muchos pensaron que se debía a la maldición de los faraones. Una forma de pensar similar surgió a principios de la década de 1970 en Cracovia (Polonia), cuando un grupo de investigadores abrió la tumba del rey Kazimierz Jagiellończyk, también conocido como Casimiro IV Jagiellon.

En 1973, cuatro de las doce personas del grupo de arqueólogos murieron poco después de la apertura de la tumba del rey. Los medios compararon la historia con hechos ocurridos 50 años antes en Egipto, tras la apertura de la tumba KV62, que pertenecía al joven faraón Tutankamón. Cabe señalar que este era todavía un período en el que la microbiología no estaba muy avanzada en la investigación histórica y arqueológica.

Índice
  1. Apertura de la tumba del rey Casimiro
  2. La vida y muerte del Rey Casimiro
  3. El hongo de los reyes
  4. La verdad sobre la maldición de la tumba del Rey Polaco
    1. La leyenda, sin embargo, aún perdura
  5. Referencias:

Apertura de la tumba del rey Casimiro

En la década de 1970, Polonia era un país socialista y muchos tipos de investigación no estaban permitidos. No fue fácil obtener la aprobación para examinar muchos sitios históricos, por lo que la emoción entre los arqueólogos que obtuvieron permiso para este tipo de investigación fue inmensa. El cardenal Karol Wojtyła, arzobispo de Cracovia, fue uno de los principales defensores de los estudiosos del rey Kazimierz Jagiellończyk. Como alguien que parecía imparable, fue el responsable de la decisión final de permitir que se abriera la tumba. (Unos años más tarde, este sacerdote se convirtió en el Papa Juan Pablo II).

Una foto de 1980 de Juan Pablo II en Roma, Italia.

Una foto de 1980 de Juan Pablo II en Roma, Italia. ( Dominio publico )

500 años después del funeral del rey, la gente estaba a punto de examinar sus restos y descubrir los secretos que se llevó a su tumba. Los estudiosos esperaban que los rusos no hubieran saqueado la tumba durante la Segunda Guerra Mundial, como había sucedido con muchas otras tumbas reales en Polonia.

El rey fue enterrado en la capilla del castillo de Wawel, por lo que la obra se llevó a cabo en la iglesia con el mayor número de restos reales de Polonia. En ese momento, era el tema número uno en los medios polacos, y la gente se obsesionó con el rey medieval, como sucedió con Tutankamón unas décadas antes.

Tumba de Casimiro IV en la Catedral de Wawel, una obra maestra del gótico tardío de Veit Stoss.

Tumba de Casimiro IV en la Catedral de Wawel, una obra maestra del gótico tardío de Veit Stoss. (Dominio publico )

Al mismo tiempo, todos los buscadores comenzaron a bromear sobre una maldición que podría costarles la vida. Desafortunadamente para ellos, las divertidas anécdotas se han convertido en una profecía.

La vida y muerte del Rey Casimiro

El rey Casimiro nació el 30 de noviembre de 1427 como el tercer y más joven hijo del rey Władysław II Jagiełło y su cuarta esposa, Sophia de Halshany. Se convirtió en Gran Duque de Lituania en 1440 y Rey de Polonia en 1447. Reinó hasta el día de su muerte. El Rey es conocido en la historia como uno de los gobernantes polacos más exitosos y políticamente activos. Durante su reinado, Polonia derrotó a la Orden Teutónica después de la guerra conocida como la Guerra de los Trece Años (1454 - 1466).

Después de la guerra, el rey Casimiro recuperó Pomerania y la ciudad más importante cerca de la costa sur del mar Báltico: Gdańsk. Debido a sus acciones, la dinastía Jagiellon se convirtió en una de las principales familias reales de Europa. La sabiduría de sus consejeros fortaleció el poder del Parlamento y el Senado, y el mismo Casimiro fue considerado uno de los reyes más grandes de su tiempo.

Casimiro IV de Polonia y su esposa Isabel de Austria se encuentran con San Juan de Capistrano.

Casimiro IV de Polonia y su esposa Isabel de Austria se encuentran con San Juan de Capistrano. ( Dominio publico )

La destrucción de la Orden Teutónica en esta parte del mundo, la incorporación de Prusia al territorio polaco y una buena relación con muchas cortes reales europeas dieron fama a Casimiro. Bajo su gobierno, Polonia emergió como un país rico que ganó más estatus en Europa. Junto con su cargo, el rey recibió la Nobilísima Ordén Inglesa de la Jarretera, la más alta orden de caballería, que sigue siendo el honor más prestigioso en el Reino Unido.

Cuando Casimiro murió, tenía 65 años. El 7 de junio de 1492, mientras Cristóbal Colón "descubría" América, el rey moría. Era un caluroso día de verano en el castillo de Grodno, que ahora forma parte de Bielorrusia.

Casimiro IV, de Marcello Bacciarelli.

Casimiro IV, de Marcello Bacciarelli. ( Dominio publico )

El funeral solo podía tener lugar en el castillo de Wawel, en el sur de Polonia. Debido a las condiciones climáticas fue un desafío. Fue enterrado en un simple ataúd de madera y su cuerpo desnudo fue cubierto con un tejido muy costoso. Las personas que lo prepararon para su último viaje a la capital no sabían qué había pasado con su cuerpo, pero el proceso de descomposición fue sorprendentemente rápido para ellos, por lo que decidieron cubrir el cuerpo del rey con piedra caliza. Luego, el ataúd cerrado se cubrió con tela y resina. El rey fue enterrado el 11 de julio. Después de eso, el ataúd se convirtió en una bomba biológica, que explotó 500 años después.

El hongo de los reyes

Cuando los investigadores abrieron la tumba el 13 de abril de 1973, vieron un ataúd de madera podrido con los restos del rey. Durante la revisión, algunos investigadores murieron, algunos por infecciones y otros por accidentes cerebrovasculares. Después de unos días, cuatro miembros del grupo de arqueólogos habían muerto, pero durante los años siguientes, muchos más murieron de cáncer y otras enfermedades. En total, se estima que no menos de 15 personas que trabajaron en la tumba o en los laboratorios murieron a causa del contacto con los restos del rey Casimiro IV Jagiellon.

La verdad sobre la maldición de la tumba del Rey Polaco

Después de años de especulaciones, los investigadores finalmente descubrieron la verdadera razón detrás de la muerte de más de 15 personas vinculadas a la investigación. El asesino era el mismo que en la tumba egipcia: Aspergillus flavus, un hongo saprófito y patógeno. Este hongo causaba las infecciones porque es tóxico para los mamíferos. Puede causar asma y alergias en algunos. Sin embargo, si la persona o el animal, tiene poca inmunidad, el Aspergillus flavus puede convertirse en un asesino.

Se cree que el hongo apareció en la tumba del rey en la época medieval y cuando se abrió la tumba atacó todo a su alrededor. Hoy en día, los investigadores son conscientes de que las personas con baja resistencia no deben visitar tumbas que puedan contener este hongo. Los académicos que se unen a las campañas de exploración de tumbas antiguas deben estar lo suficientemente sanos como para no ser víctimas de otra "maldición".

Un conidióforo de A. flavus.

Un conidióforo de A. flavus. ( Dominio publico )

En el caso de las tumbas del antiguo Egipto, los funcionarios sugieren que las personas que se hayan sometido recientemente a un tratamiento contra el cáncer o que padezcan enfermedades pulmonares eviten visitar ciertos sitios, especialmente aquellos donde se ha encontrado Aspergillus flavus. Además de este hongo, en la tumba de Casimiro se encontraron otras dos especies: Penicillim rubrum y Penicillim rugulosum. Todos estos producen aflatoxinas y juntos pueden ser fatales cuando se inhalan.

La leyenda, sin embargo, aún perdura

Los restos del rey Casimiro IV se volvieron a enterrar en la tumba original. Aunque el misterio de la maldición parece estar resuelto, muchos guías turísticos aún repiten la historia del rey que no quiso ser molestado. Al igual que en la historia de Tutankamón, algunas personas todavía creen que el hongo no pudo haber causado tanto daño al equipo de investigación y afirman que debe haber alguna verdad oculta para no molestar a los muertos.

Estatua de Casimir IV Jagiellon en Malbork.

Estatua de Casimir IV Jagiellon en Malbork. ( CC BY-SA 3.0 )

Imagen de portada: Tumba de Casimiro IV en la catedral de Wawel, una obra maestra del gótico tardío de Veit Stoss. ( Dominio publico ) Rey Casimiro IV Jagiellon. ( Dominio publico )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad