Pirámides en la Antártida

Pirámides en la antártida

Desde al menos 2016, un conjunto de montañas con forma de pirámide en la cordillera Ellsworth de la Antártida ha sido utilizado por una variedad de sitios web para argumentar que puede haber habido una civilización humana inteligente en el continente de la Antártida hace cien millones de años. Hace cien millones de años, para que conste, es aproximadamente cien millones de años antes de que el homo sapiens sapiens moderno evolucionara realmente, más o menos 100.000 años. Como muchos titulares que impulsan esta historia quieren que se entienda, esto "cambiaría la forma de ver la historia para siempre".

Varias páginas webs anuncian la siguiente noticia como si fuera una novedad de última hora, sin embargo estas montañas son conocidas desde al menos 1935:

Recientemente, las imágenes del satélite Google Earth descubrieron una constelación de tres pirámides cubiertas de nieve en la Antártida. Hay que reconocer que los científicos e investigadores están bastante sorprendidos. Dos de las tres pirámides se encuentran a unos 15 kilómetros del interior, mientras que la tercera está directamente cerca de la costa.

¿Las implicaciones? Bueno, este descubrimiento podría acabar reescribiendo toda nuestra historia. Ninguna investigación ha mencionado nunca una civilización en la Antártida, y mucho menos una con los conocimientos tecnológicos necesarios para construir pirámides. Entonces, ¿Cómo llegaron estas pirámides allí?

Sin responder realmente a esta pregunta, los amigos de los alienígenas ancestrales enumeran a continuación una letanía de hechos innegablemente geniales, pero totalmente irrelevantes, sobre la historia geológica de la Antártida, incluyendo incluso algunos que no son completamente incorrectos:

A lo largo de millones de años, la Antártida se ha desplazado desde una posición más cercana al ecuador hasta su actual situación de congelación.

Lo que se describe aquí es la tectónica de placas, la teoría fundamental de la geología moderna que ha sido bien aceptada desde la década de 1960 y que se presentó por primera vez como "deriva continental" a principios del siglo XX. De hecho, una de las primeras sugerencias de que la Antártida pudo ser más cálida en el pasado vino del descubrimiento de fósiles de plantas de 250 millones de años en la Antártida por parte del explorador británico Robert Falcon Scott durante una expedición en 1912, lo que posteriormente proporcionó apoyo al concepto.

A continuación, otra prueba que se suele citar para apoyar este hecho, es la investigación de un científico del British Antarctic Survey que afirmó (de forma objetiva) que había una vegetación exuberante en el continente hace 100 millones de años. Normalmente se utiliza esta estrategia para poder escribir las palabras "El British Antarctic Survey respalda esto", también presumiblemente esperando que el lector no se dé cuenta de que el Survey estaba hablando de ciencia establecida desde hace mucho tiempo en lugar de la redefinición completa de la historia evolutiva y el rechazo al por mayor de los registros geológicos y arqueológicos.

La última prueba de una antigua civilización capaz de construir estructuras de 1.000 metros de altura (lo que, cabe señalar, sería una hazaña notable dado que esto sería diez veces la altura de las Grandes Pirámides de Guiza) es la información proporcionada por una serie de expediciones al Lago Vida de la Antártida, que, "descubrieron inesperadas formas de vida microbiana atrapadas bajo una capa de hielo de 20 metros de espesor que se asemejan a los descendientes de microorganismos de climas mucho más cálidos".

El descubrimiento de estos organismos fue notable, dado el entorno extremo y su capacidad para reproducirse una vez descongelados, pero no por un supuesto parecido con especies de bacterias más templadas. Se podría argumentar que los pingüinos se parecen a los animales de un clima más cálido porque, como aves, evolucionaron a partir de dinosaurios terópodos que habitaron una Tierra sin hielo. Tal observación sería igualmente inútil.

A pesar de la irrelevancia de la supuesta información de apoyo proporcionada, la información que se esta proporcionando es la siguiente:

Hace unos 100 millones de años, alguien estaba construyendo pirámides en la Antártida que entonces estaba situada en el ecuador.

Ignorando el hecho de que la Antártida ha estado en su latitud actual durante los últimos 100 millones de años (sus períodos cálidos más recientes fueron causados por factores climáticos, no por la tectónica), la única pregunta que debería responderse es la siguiente: ¿Por qué una montaña tiene el aspecto de una pirámide?

La respuesta a esa pregunta es que las montañas con picos piramidales, también llamadas cuernos (como en Matterhorn), son una característica de las zonas glaciares; se forman a partir de la convergencia de los glaciares que socavan los lados de una masa de tierra existente. Esta es una gran explicación para las montañas en forma de pirámide, ya que existen en la convergencia de múltiples capas de hielo en un continente que destaca por su superficie casi 100% glaciada.

Por lo tanto, clasificamos esta afirmación como falsa porque, como dijo el profesor de geología de la Universidad de California, Irvine, Eric Rignot, a LiveScience en 2016: "Esto es solo una montaña que parece una pirámide".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad