Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
    img

    Los pueblos del Mar

    /
    /
    /
    123 Vistas
    Los pueblos del Mar
    Batalla del Delta entre Ramsés III y los pueblos del mar en el siglo XII a. C. Templo de Medinet Habu, Tebas.

    Tenemos poca información sobre ellos, aparte de la que nos proporcionan los documentos egipcios. No sabemos con seguridad dónde aparecieron los pueblos del Mar: quizá fuera en Sicilia, Cerdeña e Italia, según una de las hipótesis; tal vez en el Egeo o en la Anatolia occidental; o quizá incluso en Chipre o el Mediterráneo oriental. Nunca se ha identificado un yacimiento antiguo como punto de origen o de partida. Creemos que pasaban sin cesar de un sitio a otro, invadiendo países y reinos en su avance. Según los textos egipcios, establecieron un asentamiento en Siria antes de bajar por la costa de Canaán (incluidas partes de los actuales Líbano, Siria e Israel) hasta entrar por el delta del Nilo en Egipto.

    Los pueblos del Mar y Egipto

    Corría el año 1177 a. C. Era el octavo de reinado del faraón Ramsés III. Según los antiguos egipcios y las pruebas arqueológicas más recientes, una parte de los pueblos del Mar llegó por tierra, y la otra, por mar. No llevaban uniformes ni equipos relucientes. Las imágenes antiguas representan a un grupo con tocados de plumas, mientras otra facción lucía casquetes; los había que usaban cascos con cuernos o que llevaban la cabeza desnuda. Algunos tenían barbas cortas puntiagudas y vestían faldas cortas a la escocesa, ya fuera a pecho descubierto o cubiertos con una túnica; otros iban afeitados y llevaban prendas más largas, casi como faldas de mujer. Estas observaciones hacen pensar que los pueblos del Mar los formaban gentes de distintas geografías y distintas culturas. Armados con afiladas espadas de bronce, lanzas de madera con relucientes puntas metálicas, y con arcos y flechas, aparecían en botes, carros de combate, carretas de bueyes u otras variantes de carros. En ocasiones, los guerreros se presentaban en solitario y otras veces iban acompañados de sus familias.

    Según las inscripciones de Ramsés, ningún país fue capaz de enfrentarse a esta multitud invasora. La resistencia era en vano. Las grandes potencias de la época —hititas, micénicos, cananeos, chipriotas y algunos otros— fueron cayendo uno tras otro. Algunos supervivientes escaparon de la matanza; otros se apiñaron en sus ciudades, antes prominentes y ahora en ruinas; y los hubo que se unieron a los invasores, engrosando sus filas y sumándose a la aparente complejidad de la turba invasora. Todos los grupos de los pueblos del Mar estaban en movimiento, al parecer cada uno regido por sus propios intereses. Quizá algunos se sintieron espoleados por el ansia de botín o esclavos; otros quizá emigraron hacia el este, desde sus territorios más occidentales, empujados por presiones demográficas.

    Otras teorías sobre los pueblos del Mar

    El fin del pueblo tartésico:

    Tartessos fue una civilización milenaria que desapareció misteriosamente. Solo se han hallados pequeños poblados y ninguna gran urbe. Varios milenios atrás, evidentemente, el valle del Guadalquivir, tenía otro aspecto. Por ejemplo, Cádiz, era una isla. ¿Y si dicho pueblo tuvo que huir debido a un catástofre geológica? La verdad es que nada sabemos. Pero si dicho pueblo desapareció, sus gentes tuvieron que ir a algún sitio, muchos se quedaron y establecieron el grupo íbero llamado Turdetano, quienes se consideraban legítimos herederos de los Tartessos. Pero, ¿y si el resto huyó dirección Tiro (de donde provenían su pueblo hermano los fenicios)? Es una hipótesis de trabajo interesante.

    Sin embargo lo más probable es que vinieran del norte de Europa, posiblemente por cambios climatológicos extremos. Fueron arrasando hacia el sur, se cree que desde la zona del Caúcaso. Ningún pueblo podía con ellas, su conquista era imparable. Al haber conquistado nuevas tierras lo lógico es que su fuerza fuera disminuyendo, al ir asentándose gran parte de la población en los nuevos territorios. Cuando llegaron a Egipto es cierto que sufrieron una derrota a manos de Ramsés III, pero los historiadores no se creen la historia que éste cuenta. No fue una batalla épica ni gloriosa. Tampoco se creen que los generales egipcios acorralaran a los pueblos del mar en el delta y, desde tierra, lanzaran miles de flechas a los barcos enemigos.

    El motivo por el que disienten es, sencillamente, que Egipto se quedó sin mano de obra masculina. Eso indica que la gran mayoría pereció en la batalla. Además Ramsés permitió que se alojaran en los territorios de la actual Israel, lo que parece más bien un pacto que otra cosa.

    Fuentes:
    
    1177 a. C de Eric H. Cline
    
    Teorías propias.
    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    error: Content is protected !!