Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

Apolonio de Tiana

Apolonio de Tiana

Si te hablara de un hombre sabio que vivió a principios de nuestra era, que tuvo discípulos, que hizo milagros y que después de muerto resucitó, no te cabría duda de que te estaría hablando de Jesús de Nazaret. Pero no, se trata de Apolonio de Tiana y recientemente ha salido su nombre a la palestra para compararlo con Jesucristo. Un nuevo documental, estrenado en 2019 en la plataforma de Amazon Prime Video afirma que ambos eran la misma persona.

La historia de Apolonio de Tiana

Es considerado como un filósofo maravilloso nacido en Capadocia a principios del siglo I, un pitagórico ardiente, que estudió las ciencias de Eutidemo, profesor de retórica en Tarso, y filosofía pitagórica y otros estudios bajo Euxenus de Heraclea.

Según los principios de esta escuela, permaneció vegetariano durante toda su larga vida, alimentándose sólo de frutas y hierbas, sin beber vino, vistiendo vestimentas hechas sólo de fibras vegetales, caminando descalzo, y dejando que su pelo creciera a lo largo de toda su vida, como todos los Iniciados antes y después de él.

Fue iniciado por los sacerdotes del templo de Esculapio (Asclepio) en Aegae y aprendió muchos de los milagros para curar a los enfermos, obra del dios de la medicina. Preparado para una iniciación superior manteniendo voto de silencio durante cinco años, y viajando, visitando Antioquía, Éfeso, Panfilia y otras partes, viajó por Babilonia hasta la India, habiendo abandonado a todos sus discípulos íntimos, pues temían ir a la tierra de los encantos.

Un discípulo casual, Damián, sin embargo, a quien encontró en su camino, lo acompañó en sus viajes. En Babilonia fue iniciado por los caldeos y los magos, según Damián, cuya narración fue copiada por un tal Filósofo cien años más tarde. Después de su regreso de la India, se mostró como un verdadero Iniciado, en el sentido de que las pestilencias y los terremotos, las muertes de reyes y otros acontecimientos, que profetizó, ocurrieron debidamente. En Lesbos, los sacerdotes de Orfeo, celosos de él, se negaron a iniciarlo en sus peculiares misterios, aunque lo hicieron varios años después. Predicó a la gente de Atenas y de otras ciudades la ética más pura y noble, y los fenómenos que produjo fueron tan maravillosos como numerosos y bien atestiguados.

¿Cómo es que los talismanes de Apolonio tienen poder, pues evitan, como vemos, la furia de las olas y la violencia de los vientos, y los ataques de las bestias salvajes; y mientras que los milagros de nuestro Señor son preservados sólo por la tradición, los de Apolonio son los más numerosos y se manifiestan realmente en los hechos actuales? (Quæst, XXIV).

Pero una respuesta se encuentra fácilmente en el hecho de que después de cruzar el Hindu Kush, Apolonio había sido dirigido por un rey a la morada de los Sabios, cuya morada puede ser hasta el día de hoy, por quien se le enseñó un conocimiento insuperable. Sus diálogos con el Menipus corintio nos dan el catecismo esotérico y revelan (cuando se entienden) muchos misterios importantes de la naturaleza. Apolonio era el amigo, corresponsal e invitado de reyes y reinas, y ningún poder maravilloso o mágico”; está mejor atestiguado que el suyo. Al final de su larga y maravillosa vida abrió una escuela esotérica en Éfeso, y murió a la edad de casi cien años.

¿Apolonio copió de Jesús?

Su biógrafo, Filostrato, escribe un siglo y medio después de la vida de Apolonio, mientras que los Evangelios se escribieron en el transcurso de una generación después de Jesús. Cuanto mayor sea la proximidad a los hechos, menor será la probabilidad del desarrollo de leyendas, de errores, o de que falle la memoria. »Otra cosa es que tenemos cuatro Evangelios corroborados por Pablo que se pueden verificar hasta cierto punto con autores no bíblicos como Josefo y otros. Con Apolonio solo tenemos una fuente.

Además los Evangelios pasan las pruebas estándar utilizadas para evaluar la confiabilidad histórica pero no se puede decir lo mismo de las historias de Apolonio.  Filostrato fue comisionado por una emperatriz para escribir una biografía y así dedicar un templo a Apolonio. Ella era una seguidora de Apolonio, por lo tanto, Filostrato habría tenido motivos pecuniarios para adornar la historia y darle a la emperatriz lo que quería. Por otro lado, los escritores de los Evangelios no tenían nada que ganar, y mucho que perder, al escribir la historia de Jesús y no tenían motivos ulteriores tales como una ganancia pecuniaria. Asimismo, la forma en la que escribe Filostrato es muy distinta de la que presentan los Evangelios. Los Evangelios tienen la perspectiva de un testigo ocular con seguridad, como si hubieran tenido una cámara. Pero Filostrato incluye una gran cantidad de frases tentativas tales como “se dice que…” o “Algunos dicen que esta jovencita había muerto; otros dicen que solo estaba enferma”. Para mérito propio, se detiene y trata las historias como historias.

Filostrato escribe a principios del siglo III en Capadocia, donde el cristianismo había estado presente por mucho tiempo. Por lo tanto, cualquier tipo de adopción la habría realizado él y no los cristianos. Uno se puede imaginar a los seguidores de Apolonio viendo a los cristianos como competencia y diciendo: “¿Ah, sí? Pues bien, ¡Apolonio hizo las mismas obras que Jesús!” Una especie de “¡mi papá le gana a tu papá!” »Un último punto. Estoy dispuesto a admitir que Apolonio puede haber hecho obras sorprendentes o por lo menos puede haber engañado a la gente para que creyeran que él las hizo. Sin embargo eso de ninguna manera compromete la evidencia acerca de Jesús. Aunque uno admita la evidencia a favor de Apolonio, todavía le queda lidiar con la evidencia a favor de Cristo.

La opinión de los expertos sobre Jesús de Nazaret y Apolonio de Tiana

Antonio Piñero dice en su blog:

Son personajes contemporáneos, pero no estrictamente. Jesús vivió su ministerio público durante el reinado de Tiberio (14-37 d.C.) y Apolonio, en Asia Menor e Italia durante el reinado de Nerón (54-68 d.C.). Probabilísimamente por tanto ni se encontraron ni supieron nada el uno del otro, aunque de los dos se narren sanaciones semejantes, incluidas resurrecciones. Pero Filóstrato compuso su “Vida de Apolonio” hacia el 200 d.C. con un lapso o intervalo de tiempo mucho mayor que entre la muerte de Jesús, hacia el 30 o 33 d.C., y los años 72-75 en los que se compuso el Evangelio de Marcos. Quiero decir con eso que Filóstrato pudo incluso tratar de emular los milagros espectaculares de loe evangelios para hacer que su héroe, Apolonio, fuera incluso superior a Jesús. Es posible, al menos.