Cristo el mago

Cristo el mago

Un equipo de científicos dirigido por el renombrado arqueólogo marino francés Franck Goddio anunció, en el año 2008, el hallazgo de un cuenco, fechado entre finales del siglo II a.C. y principios del siglo I d.C., que lleva grabada lo que, según ellos, podría ser la primera referencia conocida a Cristo.

Si la palabra "Cristo" se refiere al Jesucristo bíblico, como se especula, el descubrimiento puede aportar pruebas de que el cristianismo y el paganismo se entrelazaron en ocasiones en el mundo antiguo.

Hay que recordar que existen muchas referencias a Jesús de Nazaret definiéndolo como mago.

El grabado más antiguo con el nombre de Cristo

El grabado completo del cuenco dice: "DIA CHRSTOU O GOISTAIS", lo que ha sido interpretado por el equipo de excavación como "por Cristo el mago" o "el mago por Cristo".

"Podría ser perfectamente una referencia a Jesucristo, en el sentido de que en su día fue el principal exponente de la magia blanca", dijo Goddio, cofundador del Centro de Arqueología Marítima de Oxford.

Él y sus colegas encontraron el objeto durante una excavación de las ruinas submarinas del antiguo gran puerto de Alejandría. El yacimiento egipcio incluye también la isla de Antirhodos, ahora sumergida, donde pudo estar el palacio de Cleopatra.

Tanto Goddio como el egiptólogo David Fabre, miembro del Instituto Europeo de Arqueología Submarina, creen que un "mago" podría haber practicado rituales de adivinación con el cuenco. El Libro de Mateo se refiere a los "sabios" o magos, que se cree que eran frecuentes en el mundo antiguo.

Según Fabre, el cuenco también es muy similar a uno representado en dos estatuillas de barro egipcias tempranas que se cree que muestran un ritual de adivinación.

"Se conoce en Mesopotamia probablemente desde el tercer milenio antes de Cristo", dijo Fabre. "El adivino interpreta las formas que toma el aceite vertido en un vaso de agua en una interpretación guiada por manuales".

Añadió que el individuo, o "médium", entra entonces en un trance alucinatorio al estudiar el aceite en la copa.

"Así ven aparecer a las divinidades o seres sobrenaturales a los que llaman para que respondan a sus preguntas sobre el futuro", dijo.

El mago podría entonces haber utilizado el grabado de la copa para legitimar sus poderes sobrenaturales invocando el nombre de Cristo, teorizan los científicos.

Según Goddio, "es muy probable que en Alejandría conocieran la existencia de Jesús y de sus milagros legendarios asociados, como la transformación del agua en vino, la multiplicación de los panes, la realización de curas milagrosas y la propia historia de la resurrección."

Aunque no descartan la interpretación de Jesucristo, otros investigadores han ofrecido otras posibles interpretaciones para el grabado, que se realizó en el cuenco de cerámica de paredes finas después de ser cocido, ya que la barbotina se eliminó durante el proceso.

La opinión de los expertos

Bert Smith, profesor de arqueología y arte clásicos de la Universidad de Oxford, sugiere que el grabado podría ser una dedicatoria, o un regalo, realizado por un tal "Chrestos" perteneciente a una posible asociación religiosa llamada Ogoistais.

Klaus Hallof, director del Instituto de Inscripciones Griegas de la Academia de Berlín-Brandeburgo, añadió que, si la interpretación de Smith resulta válida, la palabra "Ogoistais" podría relacionarse entonces con grupos religiosos conocidos que rendían culto a los primeros dioses y diosas griegos y egipcios, como Hermes, Atenea e Isis.

Hallof señaló además que los historiadores que trabajaban en torno a la época del cuenco, o justo después, como Estrabón y Pausanias, se refieren al dios "Osogo" u "Ogoa", por lo que una variación de esto podría ser lo que aparece en el cuenco. Incluso es posible que el cuenco se refiera tanto a Jesucristo como a Osogo.

Fabre concluyó: "Hay que recordar que en Alejandría, el paganismo, el judaísmo y el cristianismo nunca evolucionaron de forma aislada. Todas estas formas de religión (evolucionaron) con prácticas mágicas que sedujeron tanto a los miembros humildes de la población como a las clases más acomodadas."

"Fue en Alejandría donde se hicieron nuevas construcciones religiosas para proponer soluciones al problema del hombre, del mundo de Dios", añadió. "Los cultos de Isis, los misterios de Mitra y el cristianismo primitivo lo atestiguan".

Fuente: https://www.nbcnews.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir