Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

¿Dónde nació Jesús de Nazaret?

dónde nació jesús

Tras haber leído y estudiado a varios autores que se hacen la misma pregunta: ¿Dónde nació Jesús de Nazaret? Coincido plenamente con el Doctor Antonio Piñero, Jesús no nació en Belén, sino en Nazaret. Fue una tradición que se añadió a posteriori para hacerla coincidir con profecías anteriores.

Vamos a exponer los principales argumentos de la teoría “Nazarena”

  • En primer lugar porque Jesús era conocido por “el Nazareno”, vemos ese apelativo innumerables veces en el Nuevo Testamento.
  • En segundo lugar, cuando Jesús llega a Nazaret en Mateo 12 la gente lo reconoce donde ha vivido toda su vida:

54 Y llegando a su pueblo, les enseñaba en su sinagoga, de tal manera que se maravillaban y decían: ¿Dónde obtuvo éste esta sabiduría y estos poderes milagrosos? 55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas?

  • En tercer lugar porque podemos ver la evolución de dicho acontecimiento en los evangelios sinópticos, debido a que el cristianismo primitivo va incorporando diversos mitos, entre ellos el de su nacimiento:

1) Marcos es el evangelio más antiguo (año 71. dc) casi 40 años después de la muerte de Jesús. No habla del nacimiento de Jesús, directamente no era importante.

2) Mateo, segundo evangelio más antiguo, (años 80 d.C). Habla del nacimiento de manera mágica, pero todavía no se habla de donde sucede dicho nacimiento. El nacimiento virginal se lo saca de un versículo de Isaías que traduce incorrectamente al traducir una palabra que significa mujer joven por virgen

3) Lucas, tercer evangelio más antiguo (Hacia el 80/85/90 d.C.) El nacimiento ya sucede en Belén para poder introducir esta profecía:

Miqueas 5:2
…Pero tu Belén, Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

¿Existió realmente Nazaret?

Nazaret, la aldea de la colina, es tan pequeña, tan insignificante, que su nombre no aparece en ninguna fuente judía antigua anterior al siglo III de la era común; ni en la Biblia hebrea, ni en el Talmud, ni en el Midrash,* ni en Josefo. Es, en suma, un sitio irrelevante y absolutamente olvidable. Es también la ciudad donde probablemente nació y se crió Jesús. Que procedía de esa aldea cerrada, donde vivían unos pocos centenares de empobrecidos judíos, puede que sea el único hecho relativo a la infancia de Jesús con visos de ser cierto. Tan identificado está Jesús con Nazaret, que a lo largo de su vida lo apodaron el Nazareno. Teniendo en cuenta lo común que era el nombre Jesús, su lugar de nacimiento se convirtió en su principal apodo. Era la única cosa acerca de la cual todos los que lo conocían —tanto amigos como enemigos— parecían estar de acuerdo.

Datos en contra:

Parece ser que esta localidad no existía en aquella época. Sólo surgiría, a partir del siglo II, como un pequeño enclave con un cementerio y una sinagoga. En realidad, el poblado no se identifica hasta el siglo IV, siendo desconocido por todas las fuentes judías (el Libro de Josué y el Talmud mencionan, respectivamente, 18 y 63 núcleos galileos de población) y por Josefo (que menciona 45), así como por la literatura rabínica y por cualquier otro historiador, romano o judío.

Datos a favor:

Cuando cayó Jerusalén en el año 70 d.C., los sacerdotes no se necesitaban en el templo porque había sido destruido, por lo tanto, se les envió a varios lugares, incluso a Galilea. Los arqueólogos encontraron una lista en arameo que describía los veinticuatro “cursos”, o familias, de sacerdotes que fueron reubicados, y uno de ellos figura haber sido enviado a Nazaret. Eso demuestra que este pequeño pueblito debe haber estado allí todo el tiempo. Además, dijo que hay excavaciones arqueológicas que descubrieron tumbas del siglo I en los alrededores de Nazaret, lo cual establecería los límites del pueblo porque según las leyes judías los entierros debían hacerse fuera del propio pueblo. Dos tumbas contenían objetos tales como lámparas de barro, vasijas de vidrio y jarrones de los siglos I, III y IV. McRay tomó un ejemplar de un libro escrito por el reconocido arqueólogo Jack Finegan, publicado por Princeton University Press. Lo hojeó y luego leyó el análisis de Finegan: «A partir de las tumbas… se puede concluir que Nazaret fue un asentamiento fuertemente judío en el período romano»