Saltar al contenido
Descifrando Enigmas

¿Qué tienen en común Sevilla y el demonio?

Sevilla y el demonio

Muchos pensaréis que esta pregunta tiene gato encerrado y guarda algún chiste. Cuando encontré la relación entre ambas cosas y se lo pregunté antes a un amigo historiador y famoso divulgador me respondió: “que en ambos sitios hace un calor del infierno” XD

Bromas aparte existe una relación que me ha resultado muy curiosa pero que, antes de proseguir, quiero indicar que no existe nada de demoniaco en ello sino simplemente etimológico.

La relación entre Sevilla y el demonio

El demonio

Es conocido por varios nombres, sobre todo en el Antiguo Testamento: Satanás, Satán, Lucifer, Belcebú… sin embargo todos aglutinan la misma característica, son lo opuesto a Dios. En algunos textos se explica que fue un angel caído del cielo, en otros directamente se le conoce como el maligno.

En el libro “El evangelio de Mateo” de Jose Luís Sicre (Doctor en Sagrada Escritura y Profesor de Teología de la Universidad de Granada), se centra en el origen etimológico del nombre de Belcebú y nos cuenta:

Este nombre está relacionado con Baal Zebub “El Baal de las moscas” que aparece cuatro veces en el Antiguo Testamento como dios cananeo de Ecrón (2 Rey 1,1,2.3.16). En su origen significaría “Baal es principe” una divinidad de ultratumba capaz de curar enfermedades; Baal Zebub, “Baal de las moscas” sería una deformación posterior.

¿Ahora bien… que tiene que ver esto con Sevilla?

Sevilla

De nuevo nos centramos en el estudio etimológico y vamos desenterrando el origen del nombre.

El nombre actual de Sevilla proviene del árabe Ishbiliya que es una transformación del nombre que utilizaban los visigodos, Spalis. Este nombre nos recuerda fuertemente al nombre romano que recibió la ciudad Hispalis, el cual, a su vez, fue la manera que tuvieron de llamar a la ciudad al latinizar el nombre de Ispal, nombre fenicio. Este nombre proviene del dios Baal (sí el mismo que el de Belcebú), pues la ciudad a los comienzos se denomino Hisbaal (el dios Baal). No se sabe con seguridad si la ciudad fue fundada originariamente por los fenicios o por los nativos Tartesios (precursores de los Iberos Turdetanos.

Sevilla-Belcebú

Resumiendo un poco este rompecabezas, que no deja de ser una simple curiosidad, podemos afirmar que si Belcebú proviene de la frase “Baal es el principe” y Sevilla a su vez de Hisbaal “La ciudad de Baal”. El demonio tenía una ciudad consagrada a él en territorio español, seguramente con algunos templos en su honor de culto fenicio/tartésico.

¿Tendrá algo que ver el calor? 🙂

Epílogo del mini-artículo

Baal no era un dios maligno, solamente lo fue para los judios, sobre todo del antiguo testamento pues eran enemigos de los fenicios y sus dioses fueron adorados durante tiempo por los antiguos judios. Éstos, inventaron miles de historias para poder erigir su dios único (Yaveh o Jehová) y por ello ha pasado Baal a la historia judeocristina como un dios demoniaco. La historia, una vez más, nos enseña que no todo es lo que parece.

PD: artículo escrito por un sevillano (que no se me enfade nadie)