Secretos de los Templarios: Los Caballeros de Juan el Bautista

Poco después de que los Caballeros Templarios fundaran su orden en Tierra Santa en 1118 d. C., se asimilaron a una tradición y linaje gnóstico muy antiguo conocido como la Iglesia Juanita, que había sido fundada por San Juan Bautista hace más de mil años. El patriarca gobernante de esta antigua tradición cuando se formó por primera vez la Orden de los Templarios fue Teoclete.

Índice
  1. Los juanitas y san Juan Bautista
  2. dos doctrinas
  3. Enseñanzas heréticas juanitas
  4. El poder de la cabeza de Juan el Bautista
  5. Las referencias

Los juanitas y san Juan Bautista

Théoclete conoció al primer Gran Maestre Templario, Hugues de Payens, y luego le pasó el manto de su autoridad joánica. Hughes de Payens se convirtió así en Juan #70 en una larga línea de gnósticos juanistas (los "Jeans") que comenzó con Juan el Bautista e incluía a: Jesús, Juan el Apóstol y María Magdalena. John no era solo un nombre, sino también un título honorífico que significaba "El del Poder y la Sabiduría Gnósticos". Está relacionado con el sánscrito Jnana (pronunciado Yana), que significa "Gnosis".

 Baudouin II cede el sitio del Templo de Salomón a Hugues de Payns y Gaudefroy de Saint-Homère. La cuarta persona es Warmund, Patriarca de Jerusalén.

Baudouin II cede el sitio del Templo de Salomón a Hugues de Payns y Gaudefroy de Saint-Homère. La cuarta persona es Warmund, Patriarca de Jerusalén. ( Dominio publico )

La adquisición de la iglesia juanista por parte de los templarios se menciona entonces en Isis dio a conocer por la esoterista del siglo XIX Madame Blavatsky. Mientras afirmaba haber aprendido esto de antiguos documentos cabalísticos, Blavatsky dijo:

“La versión verdadera de la historia de Jesús y del cristianismo primitivo habría sido transmitida a Hugues de Payns, por el Gran Pontífice de la Orden del Temple. [the Johannite sect], uno llamado Teoclete, después de lo cual fue instruido por caballeros en Palestina, miembros más antiguos e intelectuales de la secta de San Juan, quienes fueron iniciados en sus misterios. La libertad de pensamiento intelectual y la restauración de un [Gnostic] la religión era su objeto secreto. Conducidos al voto de obediencia, pobreza y castidad, fueron primero los verdaderos Caballeros de Juan Bautista, llorando en el desierto y viviendo de miel silvestre y langostas. Tal es la tradición y la verdadera versión cabalística.

San Juan Bautista en el desierto

San Juan Bautista en el desierto ( Dominio publico )

La historia de Blavatsky ha sido retomada por nada menos que el Papa Pío IX, el Papa del siglo XIX, quien hizo una declaración pública sobre los templarios y el comienzo de la "herejía" joánica en su discurso de Pio Nono contra los masones:

“Los juanistas atribuyeron a San Juan la fundación de su Iglesia Secreta, y los Grandes Pontífices de la Secta tomaron el título de Christos, Ungido o Consagrado, y afirmaron haberse sucedido mutuamente desde San Juan en una sucesión ininterrumpida de poderes papales. Aquel que, en la época de la fundación de la Orden del Temple, reivindicó estas prerrogativas imaginarias se llamaba Teoclete; conoció a Hugo de Payens, lo inició en los misterios y las esperanzas de su llamada iglesia; lo seduce con las nociones de Sacerdocio Soberano y Realeza Suprema, y ​​finalmente lo designa como su sucesor.

dos doctrinas

Luego, la Orden de los Caballeros Templarios se dedicó originalmente a la causa de la oposición a la Tiara de Roma y la corona de los Reyes, y el Apostolado del Gnosticismo Cabalístico fue investido en sus líderes. Porque San Juan fue el Padre de los Gnósticos…

“Los Templarios, como todas las demás Órdenes y Asociaciones Secretas, tenían dos doctrinas, una escondida y reservada para los Maestros, que era el joanismo; el otro público, que era el católico romano. Así engañaron a los adversarios a quienes buscaban suplantar.

El anuncio del Papa Pío dejó claro que la Iglesia conocía la existencia de los juanistas desde hacía muchos siglos. Los primeros templarios también sabían que el Vaticano estaba al tanto de su existencia; Los espías del Vaticano todavía pululaban por el Medio Oriente.

Una pintura del Papa Pío IX

Una pintura del Papa Pío IX ( Dominio publico )

Intentaron, aunque sin éxito, mantener oculta su afiliación juanita al limitar el acceso a los misterios juanitas solo al círculo interno de la jerarquía templaria. Mientras tanto, los templarios de menor rango permanecieron principalmente católicos en sus creencias. Eliphas Lévi explica:

“Tendencias y principios de [Templar] La orden estaba envuelta en un profundo misterio y exteriormente profesaba la más perfecta ortodoxia. Sólo los Jefes conocían el propósito de la Orden; Los subordinados los siguieron desprevenidos.

Mientras trataba de mantener su velo de secreto bien tenso, la élite templaria organizó su orden en un arreglo concéntrico, formado por círculos internos y externos de iniciados. La jerarquía joánica comprendía los tres círculos interiores, mientras que el resto de los caballeros ocupaba los siete círculos exteriores. Según Jean Robin, otro ocultista francés de gran reputación, sólo los Templarios avanzados de los tres círculos internos conocían las prácticas gnósticas de las Órdenes. Declara: “La Orden del Temple se componía en efecto de siete círculos 'exteriores' dedicados a los misterios menores, y tres círculos 'interiores' correspondientes a la iniciación en los grandes misterios.

Enseñanzas heréticas juanitas

Al recibir la línea juanita, Hughes de Payens y sus Templarios recibieron documentos y pergaminos que revelaron muchos misterios que se habían perdido, escondido o destruido debido a su contenido herético. Algunos de los documentos revelaron que Juan el Bautista nació en la secta esenia de los nasoreanos o nazarenos, que se creó cuando una antigua secta gnóstica de Oriente, los bautistas mandeos, llegaron a Tierra Santa y se establecieron unidos a los esenios.

Las ruinas de Al-Maghtas en el lado jordano del río Jordán son el lugar del bautismo de Jesús y del ministerio de Juan el Bautista.

Las ruinas de Al-Maghtas en el lado jordano del río Jordán son el lugar del bautismo de Jesús y del ministerio de Juan el Bautista. ( Dominio publico )

También supieron que Juan había sido un gran profeta de los mandeos-esenios y el principal maestro de Jesús. Pero lo más importante, John había sido el co-mesías con su estudiante. Esta verdad ha surgido en los últimos años a través del descubrimiento y la traducción de los Rollos del Mar Muerto, que fueron escrituras escritas por los esenios que vivían en Qumran, a orillas del Mar Muerto.

Estos rollos indican que los esenios esperaban no uno sino dos mesías. Se profetizó que un Mesías, el Mesías Rey, nacería en la Tribu de David, y el otro sería el Mesías Sacerdote, nacido en la Tribu de Leví. El Mesías Sacerdote finalmente encarnó en la forma de Juan Bautista y el Mesías Rey se manifestó en la forma de Jesús. Como el esperado Mesías Sacerdote, los esenios intensamente religiosos habrían tenido a Juan el Bautista en mayor consideración que a Jesús, ya que estaba más cerca de Yahvé. Como bien dice el experto Geza Vermes en los Rollos del Mar Muerto:

“…[T]el Sacerdote-Mesías viene primero en el orden de precedencia; también se le llama el Mesías de Aarón, el 'Sacerdote', 'el Intérprete de la Ley'. El Rey-Mesías tenía que deferir a él y a la autoridad sacerdotal en general en todos los asuntos legales…. El "Mesías de Aarón" iba a ser el último Maestro, "el que enseñará justicia al final de los días".

El poder de la cabeza de Juan el Bautista

Para ser fieles a su tradición joánica adoptada, el círculo interno de los Templarios colocó a Juan el Bautista en una posición más alta que Jesús. Ellos idearon un rito de iniciación que requería que el nuevo iniciado juanita escupir en la cruz mientras renunciaba a Jesús y abrazaba a Juan como su Salvador.

Este rito de iniciación herético a menudo se realizaba en presencia de la cabeza de Juan el Bautista, que había sido descubierta por los templarios cruzados en el palacio de Boukoleon en Constantinopla durante la 4ª Cruzada y que exudaba la misma energía intensa que tenía en el cuerpo de Juan.

Cabeza de San Juan Bautista, del pintor español anónimo.

Cabeza de San Juan Bautista , por un pintor español anónimo. (alrededor de 1600-1650) ( Dominio publico )

Esta energía, conocida en Occidente como el Espíritu Santo y en Oriente como Kundalini, entraría en el cuerpo del nuevo Templario Juanita e iniciaría un proceso alquímico que culminaría en el desarrollo de la conciencia gnóstica iluminada, la conciencia que alguna vez ejerció el gnóstico. Maestro Jean-Baptiste. Es la conciencia "herética" de que Dios existe en nosotros como nosotros.

Imagen de Portada: Caballero Templario. La fuente: animal /Adobe Stock

Por: Mark Amaru Pinkham

Actualizado el 11 de junio de 2021.

Las referencias

La Historia de la Magia, Eliphas Levi, traducido por AE Waite, Weiser Books, 2001

Enciclopedia Real Masónica, Parte 1, Kenneth RH Mackenzie, Kessinger Publishing

Los Rollos completos del Mar Muerto en inglés, Geza Vermes, Penguin Books, 1998.

Mark Amaru Pinkham es el Gran Prior de la Orden Internacional de Templarios Gnósticos www.GnosticTemplars.org. Mark es el autor de Guardianes del Santo Grial: Los Caballeros Templarios, Juan el Bautista y el Agua de la Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad