Un ciclo de vida y muerte: las diosas eslavas Morana y Vesna

Entrelazadas para siempre, Morana, diosa del invierno y la muerte, y Vesna, diosa de la primavera y el renacimiento, no podrían existir la una sin la otra. Sin embargo, tampoco podrían existir en el mismo lugar al mismo tiempo. Estas son las fuerzas que mantuvieron al antiguo mundo eslavo en un ciclo de muerte y renacimiento. Una diosa amada por su belleza y generosidad, la otra temida y odiada por su fealdad y oscuridad. Las tradiciones modernas son un eco de cómo estos dos fueron alguna vez celebrados y asesinados ritualmente, y muestran cuán interconectadas estaban y continúan estando las diosas.

Índice
  1. Morana, la diosa del invierno y la muerte
  2. Vesna, diosa de la primavera y el renacimiento

Morana, la diosa del invierno y la muerte

Comúnmente conocida como Marzanna, su nombre polaco, Morana (como se la conoce en checo, esloveno, serbio y croata) es la diosa eslava del invierno y la muerte. También conocida como Moré en lituano, Morena en eslovaco y ruso, y Mara en bielorruso y ucraniano. Algunos estudiosos creen que la etimología de su nombre deriva del nombre protoindoeuropeo para muerte "mor" o "mar", o de la palabra latina para muerte "mors". Sin embargo, se desconoce si este es el verdadero origen de su nombre debido a su historia ya que está incrustado en la mitología eslava como veremos más adelante.

Aunque se la ha comparado con la diosa griega Hécate en lo que respecta a la brujería, así como con la diosa romana Ceres, diosa de la agricultura, existen claras diferencias que la diferencian de estas tradiciones similares. Se la ve con mayor frecuencia como portadora de la muerte, como se ve en la mitología eslava cuando Morana sedujo a Dazbog, el dios del sol. Una vez que Dazbog pasó a otro amante, Morana lo envenenó. En represalia, Dazbog quemó a Morana y la desterró a Nav (el inframundo de la mitología eslava).

Esta historia de venganza coincide con el movimiento del sol durante todo el año; era la creencia de los antiguos eslavos que el sol descendía al inframundo en invierno. En este sentido, Morana es literalmente invierno; ella toma a Dazbog en sus brazos durante el invierno, pero él se libera a tiempo para traer la primavera.

Dažbog (autor: M. Presnyakov, 1998)

Dažbog (autor: M. Presnyakov, 1998) ( CC BY-SA 3.0 )

Hay muchas fuentes que contribuyen a la integridad del relato de la mitología eslava. Si bien la historia anterior es solo uno de los componentes. Otras historias, especialmente entre los rusos, le cuentan a Morana viviendo en "el palacio de los espejos", accesible solo por el puente Kalinov. El palacio está protegido por serpientes y representa el lugar que los eslavos asocian con los funerales, mostrando una vez más su papel como diosa de la muerte y el inframundo.

Si bien la mayoría de las tradiciones recuerdan su papel como diosa de la muerte, otra tradición afirma que no siempre fue la encarnación de la muerte. De hecho, se dice que una vez fue una diosa de la fertilidad y la vida, pero pronto se convirtió en una anciana malvada y mortal. Es esta historia la que pone en duda que su nombre provenga de la palabra muerte en muchos idiomas, ya que una vez fue una diosa de la vida con el mismo nombre.

Efigie de Morana (diosa de la muerte). República Checa.

Efigie de Morana (diosa de la muerte). República Checa. ( CC BY-SA 3.0 )

La mayoría de las veces se la representa como una mujer de apariencia aterradora, con piel pálida, cabello largo y negro y, a veces, se la representa con las garras y los colmillos de un lobo. A veces se la compara con el demonio germánico "Mare" que venía de noche a sentarse en el pecho de las víctimas hasta que se asfixiaban. En otras tradiciones, es una joven vestida de blanco. Para la mayoría, aparecía como una anciana marchita con un rostro feo, sin embargo, se dice que para aquellos que no le tenían miedo, aparecía como la hermosa doncella.

De esta representación de ella como una niña se deriva el vestir su efigie de acuerdo con el ritual asociado a ella en la tradición eslava. Tradicionalmente, el ritual tenía lugar el cuarto domingo de Cuaresma (una vez que el ritual fue autorizado por la Iglesia Católica, luego de que fuera prohibido en 1420 por el clero polaco), y actualmente tiene lugar en la fecha fija del 21 de marzo.

En el ritual, se hacía una efigie de la diosa de paja y se vestía con piezas de tela blanca, cintas y collares. Es después de este punto que algunas tradiciones varían. En algunos rituales se quemaría la efigie, en otros se la llevaría a un río o estanque para ahogarla; en algunos casos sería quemado y luego ahogado. La muerte simbólica de la diosa permitiría entonces una rápida llegada de la primavera y prósperas cosechas al año siguiente.

Efigie de Morena, Eslovaquia

Morena efigie, Eslovaquia ( Dominio publico )

Hoy, como en el pasado, el ritual lo suelen realizar niños pequeños, especialmente niñas. Fueron estos niños quienes portaron la efigie y se pararon a lo largo de la procesión, tradicionalmente llevando ramas de enebro. En los tiempos modernos, la superstición asociada con el ritual casi ha desaparecido. Sin embargo, los escolares continúan cantando canciones tradicionales, queman y ahogan efigies y participan en una fiesta para celebrar la llegada de la primavera.

Vesna, diosa de la primavera y el renacimiento

También conocida como Devana en la tradición polaca (o Vesna Devana, que está más estrechamente asociada con la fertilidad y la caza), Zhiva y Diva, Vesna representa todo lo que Morana no es. Es la diosa de la primavera nacida de la muerte de Morana y del invierno. Como tal, está estrechamente ligada a los rituales que acompañan a la muerte de Morana, ya que no podría existir sin ellos.

Diosas eslavas 'Morana y Vesna'. (Ivana Rexek/ CC BY-SA 2.5 )

Morana y Vesna no pueden existir en el mismo lugar al mismo tiempo. En el siglo XIX, el regreso de Vesna se celebraba el 1 de marzo con una procesión que desfilaba por los campos con la figura de una alondra de barro decorada con flores, mientras se cantaban cánticos a la diosa. Esta parece ser una de las únicas tradiciones que reconoce a la diosa por derecho propio, en lugar de estar asociada con la muerte de Morana.

La mitológica Vesna representaba la primavera en la mitología eslovena

La mitológica Vesna representaba la primavera en la mitología eslovena ( Dominio publico )

A diferencia de Morana, se la describe como hermosa, llena de vida y fértil. Por lo general, se la representa sonriendo, descalza y desnuda, excepto por algunas hojas y flores que cubren su cuerpo. Su cabello se muestra tan largo como Morana, pero tiene una tez brillante y mejillas sonrosadas.

Sus grandes pechos siempre aparecen para solidificar su papel como diosa de la fertilidad. A veces se la representa con una manzana y uvas en sus manos, otras veces se la representa con una golondrina y un ramo de flores, para representar la primavera y el matrimonio.

Estas tradiciones muestran a la diosa singular "Vesna", pero existe una mitología que rodea al plural "Vesnas". Estos eran personajes femeninos asociados con la primavera al igual que el singular Vesna. Se dice que se sentaron en un palacio en la cima de una montaña donde decidieron el destino de las cosechas de los años venideros y el de los habitantes humanos.

Esto está estrechamente relacionado con la aparición de Vesna que trae la primavera y, con suerte, cosechas prósperas. Las Vesnas también están relacionadas con otro nombre de Vesna, Diva. Las Samodiva son hadas del bosque del folclore eslavo que solo estaban activas en primavera y otoño cuando descendían de su palacio en la cima de una montaña.

Sin embargo, esto se desvía del singular Vesna, ya que están asociados con la malicia y son más parecidos a las hadas que representantes de una diosa. Como tal, la diosa singular y su contraparte Morana son más comunes en las mitologías eslavas.

Imagen de Portada: Imagen de Morana y Vesna. La fuente: rusalke.tumblr.com

Por Verónica Parkes

Actualizado el 29 de junio de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad