Ana Catalina Emmerich

La Beata Ana Catalina Emmerich (8 de septiembre de 1774 - 9 de febrero de 1824) fue una religiosa católica, estigmatizada, mística que tuvo visiones durante su vida. Nació en Flammeschenuna comunidad agrícola en Coesfelden el Diócesis de Munster, Westfalia, Alemania y murió en Dülmen a los 49 años. Fue beatificada el 3 de octubre de 2004 por el Papa Juan Pablo II.

Índice
  1. Juventud de Ana Catalina Emmerich
  2. Vida religiosa 
  3. Estigmas
  4. Visiones de Ana Catalina Emmerich
  5. Clemens Brentano y la publicación de visiones
    1. El descubrimiento de la Casa de la Virgen María en Éfeso
  6. Muerte y entierro
  7. Beatificación
  8. Controversias
  9. Bibliografía
    1. Ediciones en inglés de las visiones de Emmerich
    2. Literatura

Juventud de Ana Catalina Emmerich

Sus padres eran muy pobres. A los doce años ya estaba trabajando para un granjero y más tarde fue costurera por muchos años. La mandaron a estudiar música pero lo poco que ganó lo entregó para poder entrar en el convento y les sirvió como sirvienta durante varios años.

Vida religiosa 

En 1802, a los 28 años, ingresó en el convento agustino de Agnetenberg, Dülmen. Sus hermanas llegaron a creer que había recibido bendiciones sobrenaturales, principalmente como resultado de múltiples éxtasis que parecía estar experimentando. Cuando Jerónimo Bonaparte, Rey de Westfalia suprimió el convento en 1812, se refugió en casa de una viuda. Allí los enfermos y los pobres acudían a ella en busca de ayuda y, según los contemporáneos, ella sabía sobrenaturalmente cuáles eran sus enfermedades y prescribía su cura.

Lugar de nacimiento de Anne Catherine Emmerich en Coesfeld-Flamschen

Estigmas

En 1813, estaba postrada en cama y le encontraron estigmas por todo su cuerpo. Su vida y las acusaciones sobre sus señales milagrosas fueron examinadas por una comisión episcopal. El vicario general, el Overberg y tres medicos dirigieron la investigación. Finalmente resultaron convencidos de su sacralidad y la autenticidad de los estigmas.

A fines de 1818, Emmerich declaró que Dios respondió a su oración de que la quitarían los estigmas y que las heridas de sus manos y pies sanarían, pero los demás se quedaron y el Viernes Santo todos los estigmas se solían reabrir.

En 1819, Emmerich volvió a ser investigada. La llevaron a la fuerza a una habitación espaciosa en otra casa y la mantuvieron bajo estricta vigilancia día y noche durante tres semanas, lejos de todos sus amigos excepto de su confesor.

Visiones de Ana Catalina Emmerich

Núcleo de la Santísima Trinidad visto por Anne Catherine Emmerich en sus visiones

Interpenetración del núcleo de la Santísima Trinidad entre los núcleos de las Tres Personas tal como lo entiende Anne Catherine Emmerich en sus visiones

Ana Catalina Emmerich dijo que de niña tuvo visiones, en las que conversaba con Jesús, había visto las almas del Purgatorio, por las que rezaba, así como el núcleo de la Santísima Trinidad en forma de tres esferas sólidas concéntricas interpenetrantes - la más grande pero la menos iluminada representaba el núcleo del Padre, la esfera media el núcleo del Hijo, y la esfera más pequeña e iluminada el núcleo del Espíritu Santo. Cada esfera de Dios omnipresente se extiende hasta el infinito, más allá del núcleo de Dios colocado en el Cielo.

Clemens Brentano y la publicación de visiones

Durante su segundo examen médico en 1819, el famoso poeta Clemens Brentano fue invitado a visitarla; para su asombro ella lo reconoció, y afirmó haberle dicho que él le había sido designado como el hombre que la capacitaría para cumplir el mandamiento de Dios, a saber, escribir para el beneficio de innumerables almas las revelaciones hechas a ella. Brentano se convirtió en uno de los muchos partidarios de Emmerich en ese momento, creyendo que ella era una "novia elegida de Cristo".

Desde 1819 hasta su muerte en 1824, Brentano registró sus visiones, llenando cuarenta volúmenes con escenas y pasajes detallados del Nuevo Testamento y la vida de la Virgen María. Los detalles realzan su viveza y mantienen el interés del lector mientras una escena gráfica sigue en rápida sucesión como si fuera visible para el ojo físico. Según su propio relato, Brentano anotó brevemente los puntos principales y, mientras hablaba el dialecto westfaliano, inmediatamente los reescribía en alemán estándar. Leyó en voz alta lo que le escribió e hizo cambios hasta que ella le dio su completa aprobación.

Después de 1824, Brentano editó sus registros para su publicación y en 1833 publicó su primer volumen, La Pasión Dolorosa de Nuestro Señor Jesucristo de las Meditaciones de Ana Catalina Emmerich. Brentano luego preparó La vida de la Santísima Virgen María según las visiones de Anna Catherine Emmerich para su publicación, pero murió en 1842. El libro fue publicado póstumamente en 1852 en Munich.

El sacerdote católico Padre Karl Schmoger editó los manuscritos de Brentano y de 1858 a 1880 publicó los tres volúmenes de La vida de nuestro Señor. En 1881 siguió una gran edición ilustrada, Schmoger también escribió una biografía de Anne Catherine Emmerich en dos volúmenes, que se volvió a publicar en ediciones en inglés. Estos textos contienen varios pasajes notables.

El descubrimiento de la Casa de la Virgen María en Éfeso

Ni Brentano ni Emmerich habían estado nunca en Éfeso y, de hecho, la ciudad aún no había sido excavada; pero las visiones contenidas en La vida de la Santísima Virgen María fueron utilizadas en el descubrimiento de Casa de la Virgen María, la supuesta casa de Santa María antes de su Asunción, situada en una colina cerca de Éfeso. La Santa Sede aún no ha tomado una posición oficial sobre la autenticidad del lugar, pero en 1896 Papa León XIII la visitó y en 1951 el Papa Pío XII declaró inicialmente la casa un lugar santo. El Papa Juan XXIII luego hizo la declaración permanente. El Papa Pablo VI en 1967, el Papa Juan Pablo II en 1979 y el Papa Benedicto XVI en 2006 visitaron la casa y la trataron como un santuario.

Muerte y entierro

Ana Catalina Emmerich murió el 9 de febrero de 1824 en Dülmen y fue enterrada en un cementerio a las afueras de la ciudad. En 1975, tras la reapertura de su proceso de beatificación, sus huesos fueron trasladados a la cripta de la cercana Iglesia de la Santa Cruz.

Beatificación

Un primer proceso de beatificación comenzó en 1892, pero se retrasó repetidamente, principalmente debido a preocupaciones sobre errores históricos y teológicos contenidos en los libros publicados por Clemens Brentano. El juicio se suspendió en 1928, pero se reabrió en 1973 y finalmente se cerró en 2004. El 3 de octubre de 2004, Ana Catalina Emmerich fue beatificada por el Papa Juan Pablo II. Como en todos estos casos, la cuestión de sus visiones se dejó de lado y su causa se juzgó únicamente sobre la base de su santidad personal y virtud heroica.

Controversias

Actualmente, las visiones de Anne Catherine Emmerich reciben una reverencia especial de los católicos tradicionalistas. Algunos de ellos, preocupados por el estado actual de la Iglesia Católica, argumentan que están describiendo el futuro de la Iglesia Católica hundiéndose en sincretismo e indiferentismo (una "iglesia gris a la que acuden todas las denominaciones y religiones, una verdadera comunidad de impíos") y la Santa Sede subvertida por masones activos en la jerarquía y fuerzas políticas hostiles, lo que resultó en la destrucción de la Basílica de San Pedro. Argumentan que las visiones prescriben el Rosario y la adoración eucarística como remedios. Otros católicos dicen que encuentran cuestionables estas atribuciones.

En 2003 el actor Mel Gibson, católico tradicionalista declarado, volvió a enfatizar la visión de Ana Catalina Emmerich usando la pasión dolorosa como fuente adicional para su película La pasión de Cristo. La película de Gibson y la obra de Emmerich la pasión dolorosa han sido criticados como antisemita por diferentes colectivos. Algunos católicos liberales han sugerido que la representación de los judíos en la película entra en conflicto con las pautas políticas actuales sobre las relaciones católico-judías. Los defensores de Emmerich argumentaron que fue Clemens Brentano quien "transcribió y elaboró" las visiones de Emmerich en forma escrita y que podría haberlas modificado con sus propias adiciones. Según este razonamiento, el Vaticano ignoró la pasión dolorosa considerando completamente la beatificación de Emmerich. Sin embargo, el Vaticano no descarta los escritos de Emmerich. Por el contrario, los considera y promueve como muestra la siguiente cita de la biografía on line de Emmerich que aparece en la web del Vaticano :

"Sus palabras, que han llegado a innumerables personas en muchos idiomas desde su modesto dormitorio en Dülmen a través de los escritos de Clemens Brentano, son un anuncio excepcional del evangelio al servicio de la salvación hasta el día de hoy.".

También se ha sugerido que en la pasión de Jesús, se pueden leer ciertos pasajes para atribuir una motivación sobrenatural al antagonismo judío hacia Cristo durante la crucifixión, y para alegar que esta antipatía tiene motivos intrínsecos que impregnan sus mismos seres. Sin embargo, otros señalan que tales referencias también pueden leerse como una referencia a la naturaleza humana en general, no como una "judeidad" intrínseca.

Bibliografía

Ediciones en inglés de las visiones de Emmerich

  • Emmerich, Ana Catalina: La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Rockford, Ill.: Tan Books and Publications, 1983. ISBN 0-89555-210-8.
  • Emmerich, Ana Catalina: La vida de la Santísima Virgen María: según las visiones de Anna Catherine Emmerich: Rockford, Ill.: Tan Books and Publications, 1970.
  • Emmerich, Ana Catalina: La amarga pasión y la vida de María: visiones de Anna Catherine Emmerich: según consta en los diarios de Clemens Brentano. Fresno, CA: Gremio de Bibliotecas de la Academia, 1954.

Literatura

  • Carlos Schmoger: La vida de Anna Katherina Emmerich. Rockford, Illinois: Tan Books and Publications, 1974. ISBN 089555061X (juego); 0895550598 (volumen 1); 0895550601 (volumen 2)
  • Paula Frederickson (ed.): Sobre la Pasión de Cristo. Los Ángeles: University of California Press, 2006.
  • Kathleen Corley y Robert Webb (eds.): La Pasión de Cristo de Jesús y Mel Gibson. La película, el evangelio y las pretensiones de la historia. Londres: Continuum, 2004. ISBN 0-8264-7781-X
  • Tomás Wegener: Vida de la hermana Anna Katherina Emmerich: Nueva York : Hermanos Benziger : 1898.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad